Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Yo elijo disfrutar; ¿y tú?

 

Tú eliges tu propio camino

Tú eliges tu propio camino

Llevo varios días queriendo plasmar en este altavoz algo de lo que la mayoría de nosotros no nos damos cuenta; ya que dejamos en manos de la suerte y sobre todo, de los demás, nuestro destino. Claro está, después ellos son los responsables o porqué no decirlo, culpables, de todo lo malo que nos ocurre.

¿Cómo evitar responsabilizar a alguien de lo que nos pasa? Tomando consciencia y reflexionar con auto-crítica; de nada sirve martirizarnos por ello, ni darnos contra la pared, veámoslo como un paso para reconocer que nuestros actos, nuestros pensamientos, nuestra forma de ser es ni más ni menos que una elección propia.

Paremos un momento a pensar en ello; y si es posible escribamos todo lo que nos pasa a lo largo de un día; es preferible plasmarlo en papel ya que el pensamiento a veces es pura anarquía y la escritura muy ordenada; una vez hecho eso, volvamos a reescribir debajo, qué es lo que ha dependido de nosotros, en qué momentos hemos elegido lo que nos ha sucedido, quizás…¿todos? Tú tienes la respuesta; ese es el verdadero quid de nuestra vida… ¿qué elijo y qué decido?

Este tema da para mucho, irán encontrando en esta sección de QAH herramientas y métodos para responder a todas las preguntas desde nuestro propio interior y desde nuestra facultad como humanos para razonar… ¡Empecemos ya!

Nos conoceremos más, reflexionaremos, sabremos que la elección no es ni buena ni mala, solamente una decisión, que será un entrenamiento para lo sucesivo, ya que el tiempo será quien contraste si sirvió para mejorar o para continuar en el camino marcado.

Lo que no elegimos porque está fuera de nuestro cuerpo y de nuestra mente es simplemente arbitrario; por desgracia es lo que más influye en nosotros; el entorno; una vez que sepamos medir la responsabilidad de nuestros propios actos,  avanzaremos a pasos agigantados.

Pongo a veces el ejemplo de la conducción; si alguien comete un error conduciendo y pone en peligro nuestra integridad o hace algo que no nos gusta; lo normal es que saltemos, chillemos, nos pongamos irascibles, etc. Y digo yo; ¿qué tenemos que ver con lo que haga el conductor de otro coche? De acuerdo estoy, que es muy fácil decirlo, ejecutarlo es más complicado, lo sé, pero es un gran momento y un gran lugar para conocerse a si mismo. Lo único que nosotros podemos hacer es gestionar y decidir no enfadarnos; tomar aire, tranquilizarnos y seguir Disfrutando de los detalles que nos rodean y que nos hacen ser más felices.

Yo elijo disfrutar; ¿y tú?

 

Imagen| Decide y actúa

Más información| Teoría del Vaso Lleno

 

 

 

 

RELACIONADOS