Trending 


Y de repente tu hijo… ¡te pide una mascota!

Recuerdo que cuando era niña siempre le decía a mi madre que quería una mascota (concretamente un perro) y su respuesta siempre era la misma: NO. Un no rotundo. Tenía que conformarme con un periquito, unos pececillos, tortugas… Y yo encantada, pero no era lo mismo que un animalito que corriera y a quien yo pudiera abrazar.5aec03cb0ba6b3170b91481ed3d0eb37

Siempre me decía a mí misma: “Cuando sea mayor y tenga mi propia casa tendré un perro”. Pero llegó el momento y he de reconocer que, tal vez por la “falta de costumbre“, no tuve un perro. Nunca había vivido con un animal y me había hecho “cómoda”, quería tener la casa limpia, sin pelos, sin malos olores y sin responsabilidades. Esa mascota tan deseada nunca llegó.

Pero pasaron unos años y vinieron los niños (mucha más responsabilidad y trabajo que el que da un animal). Ya no tienes tanto tiempo para ti, para limpiar, o hacer cualquier cosa que hacías antes. Por supuesto que olvidé la idea de un perro.

75b1ae639ae456417a524a1fae71f9a6Mis hijos son unos grandes amantes de los animales (como la mayoría de los niños) pero nunca me había planteado tener una mascota desde que ellos nacieron. En el colegio al que van hay un pequeño mini zoo con conejos, cobayas, diferentes tipos de pájaros, peces, pogonas, etc. Cada fin de semana, se puede coger un animalito y llevárselo a casa para cuidarlo. Así que, después de insistir mucho, un fin de semana vino a casa “Peluchito”, un precioso conejo blanco, y tuvimos un flechazo con él.

De repente todas mis negativas e inconvenientes se esfumaron de un plumazo. Tan solo tuve que ver un momento la cara, la ilusión y esa pequeña “amistad” que surgió entre mis peques y Peluchito para darme cuenta de que tener una mascota en casa cuando tienes niños es una gran idea.

Si les enseñamos desde el primer momento a que tienen que colaborar en el cuidado de la mascota, adquirirán ciertas responsabilidades, lo cual es algo que cuando son mayores les exigimos. Además, aprenden nuevas formas de querer, a ser empáticos, a compartir entre ellos… Y también es bueno para los animales, ya que crecen con los niños y también aprenden a vivir en familia.ef606c4f89e5c2c7fa2b5725ec6d35cb

No sé si os habré convencido de las cosas positivas que supone tener una mascota. Al menos, para los que estéis dudando, os puedes servir mi experiencia. Tengo que decir que gracias a la iniciativa del colegio de mis hijos y a la magia de Peluchito, le hemos pedido a los Reyes Magos un conejito. ¿Y vuestros peques? ¿Cuál es la mascota que han elegido?

 

Vía  El rincón de Virginia

En QAH Ser feliz en Navidad y no fracasar en el intento

Imágenes  Pinterest

RELACIONADOS