Patrimonio 


Weegee, el fotógrafo de lo real

“Murder is my business”

Es indudable que la Historia del Arte se presenta como un reflejo del momento histórico y de la sociedad en la que las diferentes manifestaciones artísticas germinan. Si tomamos el ejemplo de Estados Unidos, vemos cómo en ‘los felices años 20’ la sociedad emanaba ganas de diversión. Tras la guerra, Estados Unidos se conformó como potencia hegemónica, razón para que el jazz se difundiera por todo el mundo, y la moda y el cine americanos que hoy tenemos como auténticos iconos se desarrollaran bajo el amparo de una industria que a día de hoy todavía disfruta de cierta supremacía. Pero este periodo duró muy poco pues en 1929 estalló el crack de la bolsa. Sobrevino una de las etapas más duras de la historia americana, aquella conocida como la Gran Depresión.

Weegee with his Speed Grafic camera

Weegee with his Speed Grafic camera

Es precisamente en este momento y en estas condiciones donde se enmarca la obra del fotógrafo Weegee. Es curioso analizar la forma en la que, en épocas de crisis, el arte también se rige por sus propias pautas. En concreto, es en esta época cuando nace la fotografía social, sin ningún tipo de manipulación técnica, alejada de todo contenido pictorialista y sin ánimo de desnaturalizar ninguna instantánea, una forma de mostrar la realidad, de mostrar la América más mísera. 

No hay mucha información sobre Weegee. Se cree que su verdadero nombre era Usher, por lo menos los once años que vivió en Ucrania, en Zolochiv. Cuando sus padres emigraron a Estados Unidos, le cambiaron el nombre por Arthur, quedándose legalmente con el nombre de Arthur H. Fellig (1899- 1968). Pero siempre fue conocido como Weegee. Se trata de un apodo fonético, algo parecido al escabroso término ‘ouija’. Este nombramiento atisba la comprensión de toda su producción.

Children sleeping on the fire-escape.

Children sleeping on the fire-escape.

Weegee se dedicaba a vender sus obras a la agencia ACME, una distribuidora de imágenes para todos los periódicos de Nueva York. Sus fotografías mostraban los crímenes, accidentes o incendios de la Nueva York de los años 30 y 40, nada más haber ocurrido. Seguramente debido a su continua conexión con la emisora de radio de la policía. Su mote, precisamente, describe la rapidez con la que aparecía en la escena, a veces incluso antes que la policía, solo unos minutos después de haber ocurrido, para fijar para siempre ese momento con su 4×5 Speed Grafica cámara.

Estas primeras fotografías le hicieron darse a conocer y, tras doce años trabajando como fotógrafo para agencias, decide dar el salto e independizarse de las agencias. Es aquí cuando empieza una carrera vertiginosa como artista, llegando a exponer en el MoMa, o haciendo trabajos publicitarios para LifeVogue.

Woman in a Space Helmet Smoking a Cigarette

Woman in a Space Helmet Smoking a Cigarette. Vogue.

Su obra fue recopilada en 1945 en el libro “Naked City” que inspiró la película de Jules Dassin con el mismo nombre, uno de los films clave del cine negro de la época. Hoy en día, la obra de Weegee se encuentra en el Center of Photography de Nueva York y también repartida en varias colecciones de museos. Su producción ha servido de inspiración a otros como Diane Arbus, Andy Warhol o Stanley Kubrick.

Si vivís en Valencia o en sus cercanías, podréis disfrutar de una muestra de este trabajo en el hall del MuVIM hasta el 31 de agosto. Si vais, cuidado con los flashes, a veces pueden ser peligrosos.

 

Vía| MoMA  MuVIM : Wegee The Famous

Más información| The Guardian

Imagen| Autoretrato, Niños, Vogue

RELACIONADOS