Reflexiones, Uncategorized 


Vuelta al mundo en bicicleta: USA

Nunca había estado en Estados Unidos y tenía muchas expectativas en este país. La primera sensación que tuve fue el contraste con la caótica Asía. Los semáforos, los carriles bici, el despertarte cada mañana en la tienda de campaña por un policía muy encantador que me decía: “Tío, aquí está prohibido acampar, pírate ya”.

Cuando llegue a Seattle, me alojé en casa de Helena, una seguidora alicantina, que vive en medio de las montañas de Redmond, junto con su marido Tomi, sus perros y sus gatos. Helena me hizo sentir durante esos días como en casa.

La ciudad de Seattle debe su nombre al jefe de los nativos americanos, que poblaron estas tierras antes de que llegara el hombre blanco y negociara con el su traslado a una reserva en un lugar apartado. Esta innovadora ciudad en constante expansión, tiene un contraste entre lo moderno y lo tradicional. Su fortaleza empresarial se centra en la Sede de Microsoft, vió nacer al primer Starbucks de los miles que hay hoy en día por el mundo y la naturaleza se convierte en un componente más de la ciudad, bañada por los lagos Washington, Union y Puget. Cerca del mercado Pike Market Place se encuentra The Seattle Gum Wall, donde realice mi pequeña contribución pegando un chicle sabor menta, mientras me preguntaba quien había sido el artista que pegaría el segundo, ya que estoy seguro de que el primero fue considerado un vándalo.

Estados Unidos_Washington_Seattle_Montana_Sasquatch Music festival_Colorado On The Road_Vuelta al mundo (64)

Campground en Vantage

Después de pasar unos días en Seattle con Helena y Tom continúe mi camino. Cuando llegué a la ciudad de Vantage, fui al Campground y pregunté a unos jóvenes si podía dormir en su parcela y compartir los gastos. Matt y su pareja, junto a otro cicloturista, Luster, no me pusieron ni la más mínima pega. Todos íbamos al Sasquatch Music Festival, y me incluyo porque Luster no tardó mucho en regalarme una entrada que le sobraba para vivir tres días de festival. Viví un fin de semana con 12 horas de música en directo por día, 5 escenarios y la joya de la corona, el escenario principal situado junto al cañón del rio Columbia, sencillamente impresionante. La mañana del lunes parecía una travesía de zombis recogiendo el campamento y volviendo a la vida real, yo uno de ellos, aunque era uno de los pocos que lo haría en bicicleta. Despedirme de todos mis nuevos amigos fue una vez más un paso difícil. Pedalee 152 kilómetros desde George hasta la ciudad de Riztville totalmente ausente de lo que acontecía en la carretera. No dejaba de pensar en los momentos que viví en Camboya junto a mi amigo Diego Morodo, junto al cicloturista alemán Johannes, los buenos momentos en Bangkok junto a Pier, los rincones naturales que conocí gracias a Darren en Isla Victoria, la ciudad de Vancouver que tanto me maravillo y como junto a Jorge me sentí de vuelta en Madrid. Las energías que recobré en casa de Helena y que había fundido en el Sasquatch Music Festival junto a la larga lista de nuevas amistades que cada segundo hacia.

Ese día me sentí más solo que en toda mi vida, venía de vivir tantas buenas experiencias junto a tantas buenas personas, que ahora me daba miedo continuar el viaje porque no sabía cuando iba a conocer a alguien más. Después de recuperarme emocionalmente seguí mi viaje hasta Spokane. Cuando había encontrado una zona segura cercana a un barrio residencial, los momentos previos a clavar la primera piqueta de la tienda, una mofeta decidió merodear mi campamento describiendo círculos alrededor de mi posición.

El Colorado On The Road que se cruzo Turquía a -20 ºC, que atravesó el desierto iraní sin pestañear, que aguanto el calor, la humedad, el caótico tráfico y todas las incomodidades posibles del sudeste asiático, hubiera cogido la mofeta y la mandaría a freír puñetas. Pero ahora no me veía a mí mismo, no con esta moral. Derrotado por la presencia de un fétido animalillo me fui al primer motel que encontré, y pase la noche intentando recordar en donde había perdido mi coraje.

Estados Unidos_Washington_Seattle_Montana_Sasquatch Music festival_Colorado On The Road_Vuelta al mundo (59)

Parque nacional de Yellowstone

Después de salir de Washington y entrar en Idaho, me dispuse a encarar la primera de las cuatro veces que tenía previsto atravesar las Rocosas. Esta vez seria para entrar en Montana y avanzar para atravesar el Parque Nacional de Yellowstone. Fue el puerto de montaña que mas rápido escale en todo el viaje, tenía hambre de kilómetros y necesitaba más… había vuelto!!!

“Para llegar hasta lo más alto, hay que empezar desde lo más bajo.”

En QAH| Vuelta al mundo en bicicleta: Canadá

En colaboración| Coloradoontheroad

RELACIONADOS