Economía y Empresa, Finanzas 


Vivir sin trabajar (I)

Vivir sin trabajar es un sueño para mucha gente. Un sueño inalcanzable, para ser más exactos. ¿Pero realmente lo es? ¿Qué parte de esta afirmación es real y qué parte creencia? Nos educan desde niños para que el trabajo sea parte imprescindible de nuestro estilo de vida y no nos planteamos otras posibilidades, pero os habéis preguntado alguna vez por qué trabajamos exactamente.

Trabajar… ¿para qué?

Hay que conseguir los ingresos necesarios para cubrir gastos

El objetivo básico del trabajo es conseguir los ingresos necesarios para cubrir nuestros gastos, pero lo cierto es que, a medida que aumentan nuestros ingresos, también lo hacen nuestros gastos: una casa, un nuevo coche, ese teléfono móvil, la televisión de pago, etc… Trabajo para eso. ¿Por qué no me voy a dar el capricho? Y cuando los ingresos no son suficientes para el estilo de vida que queremos, cambiamos de trabajo buscando un nuevo trabajo que nos proporcione más dinero y seguir en la carrera de la rata. Y si no conseguimos ese trabajo, estudiamos un curso o un master (que también cuesta dinero) que nos capacite para conseguirlo. Todo para conseguir más dinero y seguir aumentando nuestros gastos.

¿Y cuál es la alternativa?

Imaginemos que, en vez de aumentar nuestro nivel de gastos, los mantuviésemos en un nivel razonable, y que dedicásemos el ahorro a construir activos que nos generasen dinero de manera pasiva. Esos activos pueden ser, por ejemplo, un inmueble que nos genere rentas por alquiler, un producto financiero que nos pague un cupón o acciones de empresas que nos paguen dividendos. En este caso, podríamos dejar de trabajar cuando nuestros ingresos igualen a nuestros gastos.

Por lo tanto, tan importante es mantener los gastos en un nivel contenido como dedicar nuestro ahorro a generar ingresos pasivos. Sé lo que estaréis pensando: necesito mil euros al mes para no trabajar e ingresar mil euros de manera posible es muy díficil. Pero la realidad es que la constancia y el tiempo son nuestro mejor aliado. Si compro un aparcamiento que genera cincuenta euros al mes de alquiler, sólo me faltarán novecientos cincuenta para alcanzar mi objetivo. Si además invierto en acciones de una empresa que pague cincuenta euros al mes de dividendo, sólo me faltarán novecientos euros.

¿Crees que es posible vivir sin trabajar?

Aunque parezca una utopía, lo cierto es que es muy posible y muchas páginas web, algunas de prestigio como ciertos blogs de Rankia,  se han hecho eco de ello. ¿Y tú? ¿Crees que es posible vivir sin trabajar?

Vía| Elaboración propia

Más información| Independencia financiera

Imagen| Cuando los animales tengan que trabajar Ahorro capital

QAH| La difícil interpretación de la relación tiempo-dinero, Vivir del cuento… Del vino,

RELACIONADOS