Coaching y Desarrollo Personal 


¿Vivimos el presente?

1255261120640 f

 

¿Cuántas veces habremos escuchado eso de que hay que vivir el presente y no preocuparse por lo que ya pasó o por lo que aún no ha pasado? Supongo que como todo en la vida, hay momentos o situaciones que nos hacen darnos cuenta de que efectivamente, lo importante es lo que está pasando ahora y que es en ello  en lo que deberíamos concentrar todos nuestros esfuerzos. Pero hoy me pregunto si es realmente posible vivir sin pensar en aquello que está por venir. ¿Se puede vivir sin pensar en el futuro que nos espera?

Hace unos días una compañera de trabajo me decía ¿por qué somos tan tontos como para vivir hoy sufriendo por algo que ni siquiera sabemos si llegará a ocurrir? Lo único que conseguimos es no disfrutar ni ahora, ni después. Vivir esperando que pase algo es un error. Un error tan grave como común y que todos hemos cometido alguna vez. Un examen, una reunión, el fin de un contrato… Cualquier cosa nos vale para hacernos pasar un mal rato, una mala noche preguntándonos eso de ¿qué pasará? ¿Y si…?

Hace poco vi en un reportaje cómo viven algunas tribus africanas en las que superar el día es la mayor preocupación posible. Y me pregunté, ¿cómo es posible que mientras en una parte del mundo vivimos asfixiados por el euribor, los tipos de interés, las hipotecas o el paro, en otros lugares ni siquiera sepan qué es eso? Así que creo que sí, que efectivamente es posible vivir sin preocuparse por qué estará ocurriendo de aquí a unos días. Da igual que vivamos aquí o allí, ninguno, absolutamente ninguno sabemos a ciencia cierta si mañana llegaremos a vivir aquello por lo que nos preocupamos hoy. Y teniendo esto en cuenta, lo ideal sería decir sí, vamos a centrarnos en disfrutar ahora, que es lo que tenemos, lo que de verdad está pasando, lo que seguro no vamos a volver a vivir. Pero ¿cómo? La pregunta del millón.

Y creo que la situación actual de España influye notablemente en que yo esté hoy escribiendo estas líneas. No son pocas las personas de mi alrededor que recientemente me han dicho algo parecido al respecto. ¿Por qué no dejamos de preocuparnos por qué es lo que va a ocurrir mañana? ¿Quién iba a decirnos hace quince o veinte años que España estaría hoy como está? Estoy segura de que si muchas de las personas que hoy están pasándolo mal por culpa de la situación económica hubieran sabido esto de antemano, hubieran actuado de forma muy distinta en muchísimas ocasiones. Probablemente muchas se hubieran preocupado por disfrutar más, se hubieran enfadado menos, hubieran llorado solo por aquello por lo que realmente hay que llorar; seguro que muchas hubieran bailado más, hubieran dado más besos, menos gritos y muchos más abrazos. Muchas de las personas a las que la vida les ha dado un giro de trescientos sesenta grados en los últimos tiempos, seguro que si pudieran volver atrás, pasarían menos tiempo preocupándose por lo que podría ocurrir. Y muchas de ellas quizás, aprovecharían cada momento, darían más las gracias y valorarían todo aquello que tenían. Probablemente tratarían de aprovechar más cada instante con cada persona y sufrirían menos pensando en lo que vendrá. Porque sí, claro que algo vendrá, eso no vamos a negarlo.

Pero ni sabemos qué, ni cuándo, ni cómo estaremos cuando ocurra. Así que os animo a centraros en ser capaces de exprimir al máximo todo lo que vaya viniendo y encontrando la manera de superarlo, que al final, es la única manera de seguir sonriendo. Y sonreír, por tonto que parezca, es una de las cosas más importantes en la vida. Por lo que tenemos hoy, por lo que tuvimos ayer y por lo que pueda venir mañana.

 

Imagen| Vivir el presente

Más información| Coaching en acción

 

RELACIONADOS