Historia 


Violencia y rechazo anti-chino en México

En el Museo Memoria y Tolerancia ubicado en la Ciudad de México, se está presentando una exposición temporal llamada 303. La matanza de chinos en Torreón. La muestra gira en torno al trágico suceso del 15 de mayo de 1911, cuando tropas leales a Francisco I. Madero, comandadas por Benjamín Argumedo, entraron a la ciudad de Torreón, en el estado de Coahuila, y asesinaron a centenares de personas de origen chino.

Los saqueos comenzaron en la Plaza de Armas, donde había varios negocios chinos.

Los saqueos comenzaron en la Plaza de Armas, donde había varios negocios chinos.

Este acontecimiento ha quedado eclipsado por otros episodios sangrientos de la Revolución mexicana, a tal grado que durante la conmemoración por el bicentenario del inicio de la independencia de México se construyó una escultura gigante basándose en los rasgos de Argumedo, quien por cierto terminó uniéndose al gobierno de Victoriano Huerta, protagonista del golpe militar que derribó al gobierno de Madero; la fama de contrarevolucionario cubrió su responsabilidad por lo sucedido en Torreón.

Por desgracia, lo ocurrido en esta ciudad no fue la única manifestación contra la comunidad china en México. A finales del siglo XIX ya existía la preocupación por la inmigración de los coolies, a quienes se les calificaba de ignorantes, con malos hábitos e inferiores de raza, aunque también se les reconocía su actitud trabajadora y el hecho de que aceptaban salarios inferiores. Esta antipatía se sintió más en el norte del país debido a su cercanía con Estados Unidos, de donde vino la mayoría de los chinos huyendo del acoso y el racismo.

Las condiciones de vida de los chinos, sin embargo, no fueron mejores a su llegada a México. Trabajaban en los campos de algodón, las minas y el ferrocarril, casi siempre con una paga inferior a la que recibían los mexicanos, además de convertirse en testigos directos de la violencia revolucionaria. No obstante, algunos lograron prosperar y establecieron comercios. Este éxito despertó la envidia de buena parte de la sociedad, incluyendo la clase política. Un senador dijo de los chinos que eran exageradamente trabajadores y tenaces, haciéndose más peligrosos por sus virtudes que por sus defectos. Para la década de 1920 el racismo anti-chino se extendió a las organizaciones obreras. La Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) que agrupaba a miles de trabajadores, prohibió la incorporación de asiáticos; de la misma forma en Estados Unidos la American Federation of Labor negaba la admisión de afroamericanos, chinos, japoneses y mexicanos.

Si bien el gobierno federal mexicano no promulgó leyes anti-chinas para mantener las relaciones con el gigante asiático, tampoco impidió que los diferentes estados impusieran reglamentaciones contra los chinos, como la prohibición de contraer matrimonio con mexicanos y su establecimiento obligatorio en barrios exclusivos para ellos, al estilo de los ghettos de judíos en Europa. Estas medidas no sólo fueron en el norte del país, también en las zonas del centro y sur como Michoacán, Hidalgo, Oaxaca y Chiapas. Por otro lado, al margen de la ley algunos comercios prohibían la entrada a los chinos, se organizaban boicots y saqueos a sus negocios, especialmente en Sonora y Sinaloa.

Esta intolerancia fue avivada por la prensa. Términos como ola amarilla, mongoles, plaga, le hacían creer a la opinión pública de una supuesta invasión de inmigrantes ilegales chinos. Esta minoría extranjera sufrió de mayores ataques xenófobos a partir de la crisis económica de finales de los años veinte y para 1931 el gobernador de Sonora, Rodolfo Elías Calles, promovió la expulsión de todos los chinos del estado. Durante ese tiempo en Estados Unidos habían deportado a decenas de miles de mexicanos y a ciudadanos estadounidenses de origen mexicano.

La historia del racismo hacia los chinos en México ha sido poco difundida al público, esfuerzos como los que hace el Museo Memoria y Tolerancia para no olvidar uno de los momentos más oscuros del pasado mexicano, debe de ayudarnos a reflexionar sobre nuestro trato hacia los demás para lograr una mejor convivencia. A los queridos lectores españoles que vengan a visitar México, no dejen de asistir al museo, la exposición estará hasta el mes de abril.

Vía| GOMÉZ IZQUIERDO, JOSÉ JORGE, El movimiento antichino en México (1871-1934). Problemas del racismo y del nacionalismo durante la Revolución Mexicana, México, INAH, 1991; La Patria, 21 de septiembre de 1894, p.1 . Este documento puede consultarse en la Hemeroteca Nacional Digital de México; El Universal, 13 de agosto de 1925.

Más información| La persecución de los chinos en México; La liga mexicana Antichina de Tapachula y la xenofobia posrevolucionaria en Chiapas.

Imagen| Torreon, 15 de mayo de 1911.

RELACIONADOS