Patrimonio 


La Ville Louvre. Un recorrido nocturno por el museo parisino

”Filmé a la gente del Louvre como filmaría un ballet”

Nicolas Philibert

Fotograma del documental

¿Qué ocurre en un museo cuando el último de sus visitantes abandona sus salas? ¿Hay vida detrás de sus puertas cerradas? ¿Cómo es la rutina de las obras de arte después de haber echado la llave? La Ville Louvre es un documental francés rodado en 1990 que se adentra en la principal pinacoteca parisina cuando cierra sus puertas para desvelar qué hay ahí donde el visitante tiene vedado el paso. A pesar de haberse filmado hace ya casi treinta años, la película es un documento perfecto para iniciarse en los misterios del montaje expositivo, el traslado de obras, el funcionamiento del almacén y la vida de los trabajadores de un museo cuando este no está abierto al público.

Nicolas Philibert es el director de este documental que pone de relieve la importancia de este trabajo invisible pero vital para el museo. Es evidente que las mejoras técnicas y las nuevas tecnologías han hecho avanzar muchos de los procedimientos que pueden verse en la película, pero es, sin duda, un interesantísimo testimonio que revela datos totalmente desconocidos para el gran público en un momento clave para el museo parisino: Philibert graba las entrañas de la pinacoteca justo después de la renovación del Louvre en los años ochenta, que incluye la construcción de la célebre pirámide de cristal, convertida ya en un símbolo del museo.

La majestuosidad del Louvre contrasta con la cotidianidad del trabajo oculto a ojos del espectador. Así, el visitante es testigo de cómo se lleva a cabo el traslado de obras, a menudo de gigantescas dimensiones, cuya dificultad es tal que el museo cuenta con un gimnasio privado a disposición de los trabajadores que se dedican a esta tarea. Llama la atención que en muchas ocasiones transporten las obras con las manos desnudas, pero en seguida nos descubren el por qué: con guantes, la mano puede perder firmeza y sujeción.

Los depósitos, que se encuentran en el subsuelo, almacenan un sinfín de obras en estanterías metálicas sobre raíles, un sistema de almacenaje que se repite en la mayoría de museos internacionales. Las piezas llegan a las salas superiores a través de varios ascensores disimulados en el suelo que las llevan directamente a su espacio asignado.

También es interesante conocer las pruebas que se realizaban entonces (y que han sufrido pocos cambios) antes de abrir una exposición al público. Para ver el efecto que puede tener en la sala un ruido muy fuerte o la vibración resultante de un movimiento sísmico, los trabajadores efectúan disparos desde el centro de la sala hacia el techo al mismo tiempo que se mide la respuesta de las esculturas. Estos preparativos se acompañan de continuos entrenamientos de los servicios de emergencias, preparados ante cualquier imprevisto. 

Otro aspecto destacado es la visita de los marchantes de arte al museo con varias piezas. La pinacoteca las tasa y puede ofrecerse a comprarlas si el valor histórico o artístico de las obras las hace merecedoras de habitar el museo más importante de Francia.

El visionado del documental es una oportunidad de oro para zambullirse en las entrañas de la pinacoteca y conocer de primera mano la vida más allá de las salas de exposición, recorriendo cada uno de los hilos que contribuyen a formar el perfecto entramado que es el Louvre.

Vía|PHILIBERT, Nicolas. La Ville Louvre. 1990, Francia: La Sept.
Imagen| Fotograma destacado del documental , Fotograma pistola , Fotograma blanco y negro

RELACIONADOS