Cultura y Sociedad 


¿Vigilados por los “nethunters”?

En los últimos años, la rápida y constante evolución tecnológica ha acabado por reconfigurar el concepto trabajo, sometiendo al mercado laboral a una transformación casi permanente. Internet,  la  enorme demanda de empleo, la buena formación de los candidatos, los  ciclos económicos o las novedosas técnicas y modelos empresariales, entre otros factores, han influido de forma decisiva en su renovada definición. Pero, ¿qué tendencias marcarán este 2016?, ¿qué buscarán de nosotros las organizaciones? , y lo más importante, ¿cómo podemos ofrecérselo?

Según los expertos, cada vez más, las empresas apostarán por candidatos con una mejor reputación en medios sociales, es decir, por personas con una presencia digital y marca personal fuertes. Ahora, ya no basta con un buen currículum en LinkedIn, también hay que saber aprovechar al máximo el entorno web y las nuevas tecnologías para crecer y mostrar talento.

Internet y la búsqueda de empleo

Internet y la búsqueda de empleo

En función de este nuevo paradigma, muchas empresas  están dejando de publicar sus ofertas de empleo en los medios tradicionales, como los portales de empleo y la prensa, para hacerlo a través de las redes sociales y profesionales (Facebook, Twitter…). De hecho, las organizaciones, con una mayor presencia online,  son conscientes de que la diferencia principal con su competencia es la calidad de los colaboradores que lleguen a integrar. Por eso, a día de hoy, encontrar al profesional adecuado es una tarea más que necesaria, y cuyo responsable es el llamado “nethunter”, un experto en  reclutamiento laboral.

Eva Collado Durán explica de forma muy acertada que un nethunter es, esencialmente, una persona que se dedica a buscar candidatos a través de la web 2.0 y las redes sociales. Persigue el objetivo de conseguir conocernos como candidatos y a la vez, vigilar qué publicamos, cómo conversamos y cómo actuamos en la red.

También José María Camps, presidente en Agio Global, afirma que actualmente, un 70% de los candidatos recurren  a las redes sociales para buscar un empleo y que los nethunters, conscientes de ello, más allá de centrarse en redes profesionales como LinkedIn, bucean por toda la trayectoria online de un posible candidato. “Construir una adecuada identidad digital ya no es opcional”.

Reclutadores laborales 2.0

Reclutadores laborales 2.0

Sin embargo, gestionar una marca personal no es tarea fácil, pues no se basa únicamente en tener presencia en las redes, requiere de responsabilidad, constancia y un compromiso mucho mayor con nosotros mismos. Es fundamental entonces  tener en cuenta que dichas redes nos pueden ayudar o, por el contrario, alejar de nuestro objetivo. Cualquier publicación o actitud desafortunada  acabará por restarnos  credibilidad como profesionales, debido a que para llamar la atención de un nethunter, no es necesario estar en búsqueda activa de empleo. Ellos continuamente se fijan en perfiles profesionales presentes en Internet que sean innovadores o interesantes y puedan encajar en la filosofía de su empresa.

Por eso mismo, y conociendo ya el nuevo escenario profesional al que nos enfrentamos, no se me ocurre mejor propósito de año nuevo que plantearnos un proyecto de marca personal sólido y lograr un perfil con cierta influencia en la red, opinando y generando contenidos de valor con los que sorprender a los continuos “ojos digitales”. De esta forma, y  seguro que más pronto que tarde, recibiremos un MD (mensaje directo) a nuestra cuenta  y quién sabe si dentro de él, la tan ansiada oferta laboral que tanto esperábamos.

Vía| Equiposytalento, Merca20, EvaColladoDurán.

Más información| PuroMarketing, SoymiMarca.

Imágenes| Aprendercompartiendo, IgnacioSantiago.

 

 

RELACIONADOS