Derecho Mercantil, Jurídico 


Videojuego, ¿obra audiovisual o software?

Autor Agustín Ruíz. Battletoads & double dragon

Autor: Agustín Ruíz. Battletoads & double dragon

Pac-man, Super Mario Bros, Tetris etc…los videojuegos a pesar de ser una de las más populares formas de entretenimiento de masas y una de las industrias que más dinero genera, su regulación jurídica en nuestro país brilla por su ausencia. Pero no por ello queda desprotegido. El texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) a pesar de no hacer referencia a qué se entiende por videojuego, protege como obra amparándose en su artículo 10 este dispositivo electrónico.

¿Qué es un videojuego?

“Los videojuegos constituyen la única forma de expresión artística que permite la exploración y experimentación del observador sin desvirtuar la voz autorizada del autor.
Ningún otro medio ofrece al mundo esa oportunidad increíble”. Así lo define Christopher Melissinos, antiguo jefe de la división de juegos de Sun Microsystems.

Desde un punto de vista más técnico, el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO), entiende por videojuego “un software o programa informático que hace uso de imágenes, sonidos y diversos efectos para representar una realidad simulada. Está creado para el entretenimiento en general y se basa en la interacción entre una o varias personas y el dispositivo electrónico que ejecuta dicho videojuego”.

El videojuego como obra audiovisual, obra multimedia o software.

El gran dilema se plantea a la hora de incluir el videojuego dentro de una de las categorías jurídicas previstas en nuestro ordenamiento jurídico.

– Obra audiovisual: Parte de la doctrina encuadra el videojuego como obra audiovisual debido al gran protagonismo de elementos visuales dentro del mismo. El problema radica en que la obra audiovisual no prevee la interactividad del videojuego, lo que convierte en escasa este tipo de protección jurídica.

– Programa de ordenador: Al permitir la interacción con el usuario, el programa de ordenador se convierte en un imprescindible. El problema en este caso, lo encontramos en la parte visual del videojuego, puesto que la protección jurídica del programa de ordenador es insuficiente para cubrir esos elementos visuales.

– Obra multimedia: Supone la combinación en un mismo soporte de varios elementos como imágenes, sonido y texto. Al igual que la obra audiovisual, la obra multimedia plantea el mismo problema puesto que la protección de tales elementos serían insuficientes para atender la protección del software.

Aunque la mayoría de las jurisdicciones consideran que el videojuego es, principalmente, software, queda patente la necesidad de establecer un régimen jurídico internacional y armonizado específico para los videojuegos.

¿Quién es el autor de un videojuego?

Etiquetar como autor a la persona que realiza un videojuego no es tarea fácil. Si el videojuego es realizado por una sola persona, esta cuestión no plantearía mayor debate puesto que sería evidente quién es el autor del mismo, siempre y cuando esta persona no trabaje por cuenta ajena, en cuyo caso la autoría pasaría al empresario salvo pacto expreso.

Ante la ausencia de jurisprudencia, para el resto de casos, los juristas entienden por un lado como autor a la persona encargada de desarrollar el programa informático y por otro los autores de la obra audiovisual, es decir, el director-realizador, los autores del argumento, guión y diálogos, y los autores de las composiciones musicales, tal y como establece el artículo 87 de la LPI.

Vía| LegalToday 

Más información| Wipo

Imagen| Battletoads & double dragon

RELACIONADOS