Astronomía, Ciencia 


Verdades y mentiras sobre el Planeta Nueve

Es posible que, en estas últimas semanas, hayas escuchado que podría haber un noveno planeta en el Sistema Solar. Según en qué medios lo hayas visto, quizá hayas leído desde que se ha confirmado su existencia, hasta que se trata del responsable de las extinciones en masa de las que tenemos constancia en la historia de la Tierra. Así que pongamos en orden toda esta información para entender cuál es la noticia.

Lo que sí sabemos

De momento sólo tenemos evidencias que apuntan a que, a una distancia 700 veces la que separa la Tierra del Sol, habría un planeta masivo, con un diámetro entre dos y cuatro veces el de nuestro planeta, y diez veces más masivo. Su existencia nos ayudaría a explicar la órbita que describen varios objetos, de una región del espacio a la que conocemos como el Cinturón de Kuiper (el hogar de Plutón y otros planetas enanos como Eris o Makemake), y que destacan por tener un perihelio (punto de mayor aproximación al Sol) muy cercano entre sí, y alineados más o menos en la misma dirección en el espacio, así como en el mismo plano orbital.

Quizá suene un tanto enrevesado, pero lo importante es tener en cuenta que las órbitas de estos objetos, y sus recorridos y parámetros, sólo tendrían la posibilidad de ocurrir, de manera natural y sin la influencia de otros objetos, en un 0,007% de los casos. La presencia de un planeta masivo, a mucha más distancia que estos objetos, sin embargo, nos permitiría explicar mucho más fácilmente sus órbitas.

Concepto artístico del Planeta Nueve. Alrededor del Sol se ha dibujado la órbita de Neptuno.

Concepto artístico del Planeta Nueve.
Alrededor del Sol se ha dibujado
la órbita de Neptuno.

Suponiendo que exista (lo que en sí ya es mucho suponer), tenemos una idea más o menos aproximada de en qué lugar del cielo debemos mirar para encontrarlo. El principal reto estriba en que, por su distancia al Sol y sus supuestas características, estamos intentando dar con un objeto que sería unas 700 veces más tenue que Plutón (y por tanto indetectable para muchos de los telescopios que tenemos en la superficie de la Tierra). Se cree que podría ser visible desde el hemisferio norte y ya se está utilizando el telescopio Subaru (ubicado en Hawái, pero perteneciente al observatorio nacional de Japón) para detectarlo. Eso sí, suponiendo que demos con él, puede que tengamos que esperar… Los dos equipos de astrónomos que, ahora mismo, están usando el telescopio Subaru creen que podrían pasar hasta cinco años antes de confirmar la existencia del planeta.

Una supertierra en mitad de ninguna parte

Si ignoramos el hecho de que el Sistema Solar sea el único que conocemos en el que se ha desarrollado la vida, hay otra rareza por la que lo podríamos destacar cuando lo comparamos con los sistemas estelares que hemos observado a nuestro alrededor. No tiene ninguna supertierra, un tipo de planeta rocoso masivo, mucho más grande que los planetas rocosos interiores, pero lejos de llegar al tamaño propio de los gigantes gaseosos como Júpiter o Saturno.

Este tipo de planetas es muy común en otros sistemas estelares y, extrañamente, no está presente en el Sistema Solar. De existir, el Planeta Nueve encajaría perfectamente en esa descripción, y se elucubra con que podría haber terminado en su órbita actual (en la que tardaría unos 11.000 años en completar una vuelta alrededor de nuestra estrella) tras ser expulsado de su lugar inicial poco después de su formación. Sería un paso más para poder comprender la evolución del Sistema Solar y, de rebote, entender hasta qué punto es especial, o no, en comparación al resto de sistemas estelares de la Vía Láctea.

Nuestro vecindario seguiría siendo extraño, porque en otros casos esas supertierras están mucho más cerca de sus estrellas, pero nos serviría para ver que el Sistema Solar no es tan único como puede parecer al compararlo con lo que hemos visto en otros lugares de la Vía Láctea.

Las mentiras que se han publicado

En esta imagen, en color azul (cián), están marcadas las órbitas de los objetos que apuntan a la posible existencia del Planeta Nueve. Su órbita está representada en color naranja.

En esta imagen, en color azul (cián), están
marcadas las órbitas de los objetos
que apuntan a la posible existencia del
Planeta Nueve. Su órbita está
representada en color naranja.

Algunos medios sensacionalistas (especialmente anglosajones) han llegado a publicar auténticas barbaridades sobre el Planeta Nueve. No sólo se ha dicho que existe (lo cual, como ya hemos explicado aquí es mentira), si no que se ha llegado a afirmar que es el responsable de la extinción de los dinosaurios, y de todas las extinciones masivas que ha visto nuestro planeta. Pero la palma se la lleva, con diferencia, la publicación inglesa Express que publicó a principios de Abril que el Planeta Nueve podía destruir la Tierra en ese mismo mes…

Por supuesto, no han sido pocos los que han corrido a decir que el Planeta Nueve es, en realidad, el planeta Nibiru (un supuesto planeta que, según algunos agoreros, chocaría con el nuestro algún día). Es una hipótesis que carece de fundamento científico alguno porque sus características y su órbita son, sencillamente, altamente improbables. También hay quien lo ha confundido con Némesis…

La hipótesis de Némesis es más interesante. Según ella, el Sol tendría una compañera de viaje, una enana marrón que, en su órbita alrededor de nuestra estrella, cada varios millones de años se acercaría lo suficiente para perturbar la Nube de Oort (la región más alejada del Sistema Solar, y el hogar de millones de cometas), provocando que algunos varien sus órbitas y se precipiten contra el Sol. Aunque no se ha demostrado la existencia de Némesis, es cierto que, desde el punto de vista científico, es la teoría menos descabellada (aunque sigue siendo bastante extraordinaria). En cualquier caso, el planeta Nueve se encuentra mucho más cerca del Sol, y por tanto no podría encajar en el papel de una enana marrón de la que, por otro lado, no se han logrado hallar ni siquiera evidencias que apunten a su posible existencia.

Sea como fuere, lo cierto es que de momento sólo sabemos que, por el movimiento de varios objetos en el cinturón de Kuiper, tenemos razones para creer que podría existir un planeta en las afueras del Sistema Solar (que, dicho sea de paso, sería lo suficientemente grande como para haber limpiado su vecindario de material y, por tanto, ser clasificado como un planeta en lugar de un planeta enano). De momento, eso es todo lo que sabemos, el resto son elucubraciones que, quizá en menos de cinco años, podremos saber si son ciertas o no…

* Más información| Hallan evidencias de un noveno planeta en el Sistema Solar, ¿Por qué está tan lejos el Planeta Nueve? (si es que existe), Buscando el camino hacia el Planeta Nueve, Si el Planeta Nueve existe, ¿de qué está hecho?
* Imagen| Concepto artístico del Planeta Nueve, Posible órbita del Planeta Nueve
* En QAH| Los agujeros negros más cercanos a la Tierra, Alfa Centauri, la estrella más cercana al Sol, La importancia de la Luna, ¿Qué es la gravedad?

RELACIONADOS