QAH Viajeros 


Verano azul en Copenhague

Copenhague es una de las ciudades escandinavas más emblemáticas. En la capital danesa el verano se aprovecha más que en cualquier otro sitio gracias a sus largas jornadas. Un día veraniego copenhaguense cuenta con unas 17 horas de luz. Y durante la noche el sol no llega a ponerse totalmente sino que se mantiene en una sombra débil entre la luz y la oscuridad siendo imposible percibir dónde empieza una y acaba la otra. Te sorprenderás si sales de fiesta y cuando decides cambiar de bar a las 4 de la mañana descubres que ya es de día!!

En Copenhague el verano huele a alegría. Sus calles y monumentos hablan de historia: La sirenita basada en el cuento tradicional de Christian Andersen; las casas coloreadas del canal Nyhavn; la plaza helada (en invierno) Kongens Nytorv; el parque con forma de estrella Kastellet; la reivindicativa Christiania; el palacio real; la bilioteca nacional con forma de diamante negro…

Y, ¿qué mejor manera para visitar todos estos lugares que de forma gratuita y saludable?

Copenhagen City Bike es sin duda un proyecto pionero que ha demostrado funcionar. Se trata de una serie de bicicletas repartidas por toda la zona centro de la ciudad que se pueden utilizar sin límite de tiempo ni coste alguno.

Paseando por el casco histórico encontrarás diferentes aparcamientos repletos de bicis que funcionan de la misma manera que los carritos de la compra: Eliges la bici que más te guste, metes una moneda de 20 coronas danesas (unos dos euros y medio), la utilizas tanto tiempo como quieras y cuando finalices tu viaje y la aparques en cualquiera de los soportes que existen en la ciudad, recibes de vuelta tu moneda de 20 coronas.

Cada bicicleta dispone de un mapa donde se pueden ver los límites de uso así como todos los lugares para tomar o aparcar bicis. A diferencia de muchos otros sistemas europeos que fomentan el uso público de la bicicleta, para utilizar éstas no necesitas registrarte en ningún sitio, ni asociar una cuenta bancaria, ni tienes límite de tiempo para usarla. A cambio, la asociación solo pide responsabilidad y el cumplimiento de dos pautas básicas: respetar las normas de circulación y estacionar las bicis en los lugares destinados a ello.

Esta iniciativa fue llevada a cabo por Incita, una asociación sin ánimo de lucro que dirige el mantenimiento de las bicis a través de un programa de reinserción de cientos de personas cada año. El programa es un éxito ya que más del 80% de los rehabilitados consiguen un trabajo tras la formación.

Desde su lanzamiento, con la donación de 1000 bicicletas en 1995, Copenhaguen City Bike ha recibido especiales acreditaciones, como el galardón al “Mejor transporte de baja contaminación” en la entrega de Premios de Turismo Responsable Virgin Holidays en 2008.

 

Ideas como esta hacen creer que un mundo mejor es posible.

 

Vía | Copenhagen City Bikes

Más información | How to use Copenhagen City Bikes

QAH | Madrid sobre ruedas

RELACIONADOS