Actualidad Jurídica, Jurídico 


Vanguardia legal: “Fintech”, el mañana ha llegado

FinTechEn el presente artículo, vamos a darle al lector las claves sobre la evolución y el giro que atraviesa el mundo de las finanzas ante una oleada de startups de última generación que está logrando forzar un cambio radical en la percepción de un negocio de gigantes rígidos dentro del modelo clásico de sector financiero. Que es uno de los más tradicionales, estáticos e influyentes en la economía del mundo libre.

“Fintech”[financial technology], es una industria en pleno apogeo, donde compañías tecnológicas de nueva creación, aprovechan el potencial de internet para ofrecer servicios financieros al margen de los proveedores tradicionales.

Ha comenzado una encarnizada batalla entre todos los agentes financieros, dirigida a conquistar este nuevo terreno, y España no se queda atrás.

No obstante, aún le queda mucho camino por recorrer para posicionarse frente a anglosajones o asiáticos. ¿El motivo? esencialmente, el motivo es “el tipo de regulación latina, que se basa en que lo que no está autorizado, está prohibido según afirma François Derbaix, un “business ángel” que ha invertido en varias “starups” españolas, en una entrevista para Forbes.

¿Porqué el “Fintech” está obligado a eclosionar de manera irremediable?

Internet reduce costes, desintermedia y permite que nuevos actores, innovadores y más especializados, planten cara a los “gigantes tradicionales”. Asimismo, las fuertes inversiones en materia de desarrollo en el avance tecnológico sobre encriptación y codificación, eleva la confianza de consumidores y usuarios, a pesar de los ataques de hackers y de la denominada “nueva guerra fría” en el espionaje informático mundial.

Algunas de estas empresas, hacen de intermediarias en el intercambio de divisas y que excluyen a la banca tradicional, otras ponen en contacto a prestamistas con empresarios o particulares que buscan financiación a menor interés y de tal manera se desvinculan de los canales habituales, otras hacen de pasarela de pago para cerrar compras mediante el móvil. Y Surgen así batallones de “startups” que encuentran un importante nicho de mercado en los nuevos hábitos de consumo; cada vez más digitales, revolucionando el mercado y haciéndolo mucho más competitivo ante la mirada atónita de la banca tradicional y su incapacidad para innovar al ritmo de demanda de estas nuevas generaciones de consumidores 3.0.

El motivo es, muchas veces, la estructura titánica de estas entidades, que no permite a la banca adaptarse a ese cambio que demanda el mercado de manera rápida y eficiente; otras, el estricto corsé regulatorio del sector y su complejidad, reflejo o consecuencia directa de los excesos llevados a cabo por el propio sector financiero y de la inseguridad jurídica de los consumidores finales ante los continuos abusos, que en distintos momentos de la historia, la banca ha llegado a ejercer sobre ellos.

También influye la falta de transparencia en cuanto a comisiones de ese sector, que pierden por K.O. técnico ante estos nuevos agentes de mercado alternativo cuya máxima es reducir costes al mínimo y ser altamente transparentes en sus comisiones.

¿Qué necesito conocer para estar mínimamente al día ante este fenómeno “fintech”?fintechsbx

A continuación daremos unas breves pinceladas sobre los principales actores financieros alternativos que, a nivel mundial, están en el tablero de juego

*Los dividiremos en 5 grupos:

  • Grupo A – Préstamos P2P: [peer to peer lending] Se trata de créditos on-line entre particulares y empresas. Ponen en contacto a personas que quieren invertir su dinero para prestar a otros necesitados de liquidez. Los más importantes son el norteamericano Lending Club, y la británica Zopa.
  • Grupo B – Pagos Móviles: Se trata de actores financieros que utilizan el “Smartphone” como nueva tarjeta bancaria en cualquier tipo de compraventa física. Los más importantes son la norteamericana Square (creada por uno de los fundadores de Twitter, Jack Dorsey), y las europeas Sumup o IZettle.
  • Grupo C – Pasarelas de pago. Aparte de Paypal (que empezó mucho antes de esta eclosión de startups como herramienta propia de Ebay, que es su matriz), existen también otros como Stripe.
  • Grupo D – Transferencias financieras y Cambios de divisa: El mercado de la compraventa de divisas es uno de los pocos en el que el “bróker” no tiene ninguna obligación de mencionarte cuanto te cobra, por lo que estas compañías logran crear un mercado alternativo al de la banca tradicional con comisiones mucho más reducidas. El caso más cercano a España es el de Kantox, quienes afirman cobrar “entre el 0,09% y el 2,5%, una tarifa que es de 2 a 8 veces más baja que la tradicional”. Esto, en transacciones de 30, 30, 90 MM€ se nota… aunque no es la única, también están Transferwise de UK, la norteamericana Peertransfer, o la madrileña Comunitae.
  • Grupo E – Banca online: [hacer nitro diferencias]  Que Aunque inicialmente solo servía como medio de consulta, en la actualidad incorpora prácticamente todos los servicios del sistema financiero. La plataforma online norteamericana Simple, es un buen ejemplo.

En definitiva, esta imparable revolución “fintech” del mercado libre es ya una realidad que va a lograr maximizar la competitividad y eficiencia del sector hasta niveles nunca vistos, reduciendo costes y comisiones para el consumidor y usuario medio, y obligando a los organismo públicos a llevar a cabo una ardua tarea de revisión del sector y a emitir nuevas regulaciones o adaptar las existentes, de manera que permita encontrar el equilibrio pleno entre la evolución del libre desarrollo I+D, y la seguridad jurídica en su funcionamiento diario y en la protección del consumidor y usuario final medio. Con la ventaja de que las operaciones informáticas generalmente tienen un tracto codificado perseguible y registrable a efectos de inspecciones bancarias, fiscales, etc.

 

Vía |  Forbes por Jesús Martinez, Wikipedia,

Imagen | Thefinanciallist, Wilmerharle,  Fintech.

En QAH | La moda de los productos bancarios: ¿Cómo defenderte? (I), La moda de los productos bancarios: ¿Cómo defenderte? (II), 

RELACIONADOS