Patrimonio 


El valor de lo emergente: consolidación de una galería de arte

Sin duda, vivimos tiempos difíciles para el negocio del arte. Fundar una galería es siempre un proceso complicado, pero los años de la crisis han afectado especialmente a aquellos espacios pequeños y de corta trayectoria que todavía no habían conseguido hacerse un hueco en el circuito nacional. Más allá de los pesos pesados, que existen –en el circuito internacional, las neoyorquinas Gagosian y David Zwirner; en el español, las madrileñas Juana de Aizpuru, Helga de Alvear y Blanca Berlín, por ejemplo-, también hay infinidad de galerías más pequeñas que luchan por encontrar su sitio en el mercado. ¿Cómo adquieren proyección? 

“Algunas estrellas” (2000) de JORDI COLOMER en la galería Juana de Aizpuru.

La respuesta pasa por su participación en ferias nacionales e internacionales, alianzas entre espacios y adhesión a los eventos de inicio de temporada. Tal vez este último sea el primer paso más lógico. En los últimos años han proliferado en todo el mundo los actos de apertura conjunta, un modo de llamar la atención del público sobre la actividad de las galerías, que queda siempre relegada en favor de los todospoderosos museos.

Así, este año se han celebrado solo en España, por ejemplo, Art NouGallery Weekend Barcelona en la Ciudad Condal, Abierto Valencia, Apertura en Madrid, Apertura Oviedo –que ha disfrutado de su primera edición-… Todos ellos reúnen a los espacios de la zona –en muchas ocasiones, a través de las asociaciones de galerías de cada provincia o autonomía-, que presentan sus apuestas para la temporada de forma conjunta y las acompañan de conferencias, visitas guiadas y actividades de todo tipo. A pesar de que los platos fuertes de estos eventos suelen ser las galerías de trayectoria consolidada, cada año se incorporan nuevos espacios con menos años en el mercado.

Vista de ARCOmadrid 2015

La participación en ferias nacionales e internacionales es más complicada por varios factores. El primero de ellos es el precio: un estand en la feria española por excelencia, ARCOmadrid, tiene un precio de más de 10.000 euros para toda la semana que está activa. Y la madrileña es una de las más asequibles del circuito internacional; la más relevante, Art Basel, tiene un precio mucho mayor, aunque ha tomado recientemente la decisión de bajar las tarifas. Otras ferias, como la española, tienen una escala de precios distinta en función de si las galerías se suman al programa general o al destinado a espacios emergentes, cuyo coste es mucho menor.

El dinero no es el único impedimento para acceder a las ferias, también han de pasar el filtro del equipo curatorial, que evalúa las propuestas presentadas por cada espacio y acaba seleccionando a las que finalmente serán incluidas en la sección. En ARCOmadrid, por ejemplo, sus estands suelen incluir menor número de artistas y las galerías candidatas deben tener una vida activa de siete años como máximo.

Ante la dificultad que presenta la participación en ferias, sobre todo los grandes eventos internacionales, muchos espacios han optado por establecer acuerdos de colaboración entre ellos. Así, por ejemplo, empieza a ser habitual ver cómo algunos locales prestan sus instalaciones a otras galerías para presentar sus proyectos en el contexto de algún evento de apertura que se celebra lejos de sus sedes originales.

Estand de David Zwirner en Art Basel 2016

También se expande el fenómeno de los espacios compartidos, una suerte de pisos de estudiantes para galerías en los que varias de estas se unen y se turnan para exhibir en ese local sus proyectos, asumiendo entre todas un alquiler cuyo coste es mucho menor que el del estand de una feria y que les permite mostar sus propuestas durante un tiempo muy superior a la semana o los cuatro días de duración que suele tener una feria de gran magnitud.

Es, por tanto, difícil, pero no imposible, ir expandiendo el nicho de mercado para una galería joven. También hay espacios que operan al margen de eventos de apertura, galerías y acuerdos, focalizando su actividad hacia la creación más local y sin necesidad de adquirir presencia a nivel nacional o internacional. Todas estas opciones dependen de la línea expositiva que vaya a establecer cada galerista.

Vía|ARCOmadrid , ARTEINFORMADO , Art Basel
Imagen|Vista de ARCOmadrid 2015 por la autora , Juana de Aizpuru , Art Basel 

RELACIONADOS