Patrimonio 


La Valencia medieval y su Lonja

Siglo XIV, Valencia, entre las tiendas de alimentación de la Plaza del Mercado, puestos de venta de arroz y frutos secos en la plaza Redonda, venta de pescado en la calle del Trench, se abren paso multitud de personas que llegan de diversos lugares al mercado.

Poco a poco va adquiriendo más fama, ésta llega incluso a Europa, desde donde llegan franceses a vender tejidos en la calle dels Drets, Genoveses que vendían lienzos y muchos más. Era una de las ciudades más importantes a nivel mercantil del mediterráneo, llegándose a equiparar con Venecia o Marsella.

La plaza del Mercado, se convirtió en un punto importante de la vida diaria de la ciudad. Al amanecer llegaban las huertanas con sus carros de productos del huerto y colocaban sus puestos de madera, así, comenzaba su día.

Plaza del Mercado en 1904

Plaza del Mercado en 1904

Seguidamente, se entra en el gran siglo XV, el siglo de Oro Valenciano, época de gran esplendor. La ciudad contaba con casi 40.000 habitantes, era una de las grandes ciudades Europeas. Destacan grandes escritores como Jaume Roig, o Ausiàs March  y pintores como Gonçal Peris. Se construyeron importantes edificios como el Almudín, las Atarazanas y por supuesto el edificio del que trata este artículo.

En la plaza citada anteriormente, había una pequeña lonja, llamada la “Lonja del Oli” por ser aceite con lo que se comerciaba. Al llegar al siglo XV, el consejo de la ciudad, acuerda construir un edificio más grande. Se quería dotar a la ciudad de un edifico digno del esplendor  de la época, que además incluiría el Tribunal Mercantil del Consulado del Mar.

Finalmente, tras la compra en 1482 de varias casas, se inició la construcción de la nueva Lonja por Pere Compte. Se procedió primeramente a la preparación del solar y más tarde con la construcción de la sala de contratación y torre y por último el pabellón del consulado por Joan Corbera.

La sala de contratación es la estancia más impresionante de todo el edifico, con 35,60 metros de largo y ocho columnas helicoidales exentas que se abren en el techo como árboles que se dirigen al cielo. Este lugar era donde los comerciantes vendían la seda (industria de gran importancia en la ciudad durante 400 años, había gran cantidad de personas que trabajaban en ella). Además se instaló en ella el primer banco municipal de la ciudad, la Taula de canvis.

Por otra parte, en esta misma sala, se encuentra la torre, donde se encerraba a los ladrones de seda  y a los malos comerciantes. Y  a su izquierda, la antigua capilla dedicada a la virgen de la Misericordia, en la que impresiona su bóveda de crucería con nueve claves, junto con la virgen en el centro acogiendo a los seis jurados de la ciudad (encargados de gobernar en nombre del rey).

Sala de Contratación

Sala de Contratación

Si se sigue hacia delante, encontrarán la parte baja del Consulado del Mar, el Tribunal de comercio, cubierto con un techo de madera del siglo XVI, y en la pared, encontrarán

Consulado del Mar

Consulado del Mar

tres “socarrats” (cerámica valenciana) de San Vicente Ferrer (patrón de la Comunidad Valenciana), Jaime I el conquistador, y el ángel salvador del reino de Valencia. Al salir de aquí, se puede bajar al sótano del edificio, donde guardaban diversos elementos los comerciantes.

El conjunto cuenta también con un jardín en el que hay una  fuente espectacular neogótica en forma de estrella.  Desde éste, se pueden subir las escaleras que llevarán al segundo piso del Consulado del Mar, con un techo dorado del siglo XV, con diversos animales y ángeles músicos, que se encontraba en el antiguo ayuntamiento que se derribó en el siglo XIX.

Capitel con brujas

Finalmente, en el exterior del edificio se encuentran veintiocho gárgolas de aspecto monstruoso,  que vigilan a todas las personas que circulan día a día por la zona.  La lonja cuenta con tres puertas de entrada, entre las cuales la más destacable es la de la plaza del Mercado,  la puerta de los pecados, con diversos animales que hacen referencia a los siete pecados capitales, junto con hombres con mazas, y un capitel en la columna del centro del arco, decorado con varias brujas.

exterior lonja

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Exterior de la lonja

Por último, me despido con el texto escrito en latín en la sala de contratación:

Casa famosa soy en quince años edificada. Compatricios, probad y ved cuan bueno es el comercio que no usa fraude en la palabra, que jura al prójimo y no falta, que no da su dinero con usura. El mercader que vive de este modo rebosará de riquezas y gozará, por último, de la vida eterna.

Un gran edificio con muchos detalles, que sin duda, merece una visita.
Vía|cult.gva lonjaValencia siglo XV, Rafael Solazvalencia cityguideprofesiones,  arteguias valencia, investigaciones propias
Más información|lonja de valencia
Imagen|lonja portadasala de contrataciónConsulado del Mar,  Exterior lonjaPlaza del mercadocapitel brujas

RELACIONADOS