Derecho Internacional, Jurídico 


Utrecht, algo más que un tratado (II)

Con el fin de la Guerra de Sucesión en el extranjero, se firmaba el Tratado de Utrecht, que en realidad son una serie de tratados de forma bilateral entre los diversos estados afectados por el conflicto (España, Austria, etc.).

España fue el país más mermado del conflicto, ya que perdía territorios por toda Europa, las últimas posesiones del que fuera “El Imperio donde nunca se ponía el sol” se diluían ante la impotencia de todos los españoles.

Tanto es así, que fueron los ingleses junto a los franceses, actuando en nombre de Felipe V, entregaron a Inglaterra y Austria posesiones que describimos más abajo. Lo que el abuelo de Felipe V pactó con los ingleses de carácter secreto entre ambas naciones por el cual concedía a los británicos: las plazas e isla de Gibraltar y Menorca, la concesión por treinta años del “Asiento de Negros” (los británicos habían pedido tan solo este derecho por diez años), y la exención de pagos por las mercancías que se traficasen en el puerto de Cádiz.

Los españoles mantenían el monopolio absoluto el comercio con las Américas, por lo que este tratado puso fin a esa explotación monopolística, dando lugar a que Inglaterra tuviera acceso a los puertos de las Américas para la explotación de los esclavos. Sobre la entrega de Gibraltar versará nuestro último artículo de Utrecht: Algo más que un tratado; pero un fragmento de este tratado, donde se hacia la concesión a Inglaterra versaba así:

El Rey Católico, por sí y por sus herederos y sucesores, cede por este Tratado a la Corona de la Gran Bretaña la plena y entera propiedad de la ciudad y castillos de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre, sin excepción ni impedimento alguno.

Cuando Felipe V recibió a Luis XIV para ver como habían finalizado las negociaciones, este último se había tomado la libertad de aumentar las concesiones a los ingleses, con el aumento a 30 años del asiento de negros, que en principio sólo eran 10 años.Si hacemos un resumen los territorios perdidos por España fueron sus posesiones italianas repartidas entre Saboya (Sicilia), y Austria, (Milanesado, Nápoles y Cerdeña). Los Países Bajos fueron cedidos a Austria, y el resto de fortalezas y plazas fuertes que conservaba, fueron repartidas entre Holanda y Brandemburgo. Portugal por el contrario, recibía de nuevo la colonia de Sacramento, arrebatada por España en la contienda y Menorca y Gibraltar a manos de Gran Bretaña. Con estos tratados España concluía así su hegemonía en los mares, en el comercio y en la política internacional, en pos de Gran Bretaña y Francia en el último caso. Con este tratado Felipe V accedió a la corona española, intentando llevar a cabo una renovación política, administrativa y territorial de corte más centralista, lo que le llevaría a tener diversos problemas en el futuro, véase con la Corona de Aragón, siempre fiel a Austria.
RELACIONADOS