Cultura y Sociedad, Historia 


Utrecht, algo más que un tratado (I)

Por los años 1712 y 1714 la Guerra de Sucesión española daba sus últimos coletazos, de ahí que surgieran varios pactos o tratados, de ahí que el original nombre del Tratado de Utrech sea el de Paz de Utrecht o Tratados de Utrecht y Rastadt, ya que fue en dichas ciudades Holandesa y Alemana donde se firmaron los mismos.

La Guerra de Sucesión, origen del tratado, fue originada por la muerte del Rey español Carlos II, quien después de titubear con su heredero, se decantó finalmente por Felipe de Anjou, el que sería coronado como Felipe V, el primer Borbón, acabando así con las casa de Habsburgo.

Este nombramiento no sentó nada bien entre los Habsburgo, tanto españoles como extranjeros, y sus aliados. Lo que causó que se crearan dos bandos provocando el inicio de una guerra de sucesión en España y en toda Europa.  Esta guerra tenía mayor complejidad de la que cualquier guerra podría presentar, ya que España seguía teniendo posesiones en ultramar y por Europa, restos de sus años gloriosos en los primeros años de los Habsburgos.

Por ello la victoria de Felipe V podría dar lugar a una alianza entre España y Francia, que daría lugar a una de las flotas más potentes del mundo conocido, pero si vencía Carlos de Habsburgo, no sólo estaba la simple alianza Austriaca-Española que dominaría media Europa, sino que también podría heredar el imperio alemán, como ocurriría años después, lo que causaría que el reino de Carlos de Habsburgo sería el más potente de la antigua Europa.

La guerra dividió a España en dos, el Reino de Castilla a favor de Felipe de Anjou y la Corona de Aragón, y en especial Cataluña, a favor del sistema foralista de Carlos de Habsburgo. La guerra fue una guerra de desgaste, que apenas tenía avances para ninguno de los bandos, hasta que Felipe V venció en las batallas de Almansa, Briguega y Villaviciosa y Carlos de Hasbsburgo heredó el reino de Alemania, lo que causaba recelo entre los aliados de los austríacos.

Estos acontecimientos hicieron que Inglaterra, Francia, Austría y Holanda firmaran los ya mencionados pactos de Utrech y Rastadt, por los que se “repartieron” las posesiones de España en Europa. Aunque estos pactos significaron el fin de la guerra en Europa, en España, quedo lejos, debido a las hostilidades que aún permanecían a pie de calle.

Vía | Historia Siglo 20

Más Información | Google Books

Imagen | Actualidad Orange, Historias Siglo 20

En QAH | Utrecht, algo más que un tratado (II), Utrecht, algo más que un tratado (III): Gibraltar

RELACIONADOS