Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


Usar la palabra (V): Propósito de año nuevo

“Sé el cambio que quieras ver en el mundo”  Gandhi

 

En este 2015 ya encarrilado, te propongo que des un giro radical a tu vida: deja de hablar…y empieza a comunicar, a transmitir ideas y sentimientos, pero no de cualquier forma, sino en sintonía y con plena atención hacia tu interlocutor. Esta técnica, denominada rapport, pretende buscar y conocer una base común a emisor y receptor, sobre la que se creará una cierta simpatía o afinidad que ayudará al desarrollo de la conversación.

Hay que tener en cuenta que nuestro cerebro identifica con mayor facilidad las emociones positivas que las negativas, sobre todo la sonrisa, lo cual no deja de ser una  gran paradoja, ya que las emociones negativas se dan con una frecuencia de 4 a 1, y sus picos de intensidad pueden llegar a durar hasta una tercera parte más que las emociones positivas. Este es el principal motivo por el que se contagian tan fácilmente la angustia o la incertidumbre, frente a otras emociones que se dan con menos frecuencia y menor intensidad, y por lo tanto son más difíciles de transmitir.

Propósitos 2015

Lista de propósitos para el 2015

Esto tampoco significa que vivamos amargados, aunque indudablemente estamos atravesando tiempos difíciles y las perspectivas de futuro tampoco son muy halagüeñas. Quizás esta sea la explicación, puesto que según Daniel Gilbert, profesor en la Universidad de Harvard, estamos un 18% de nuestra actividad diaria en el futuro, es decir, pensando en lo que ocurrirá dentro de unas horas, al día siguiente, el fin de semana o el próximo año. Esperamos cambios (a mejor)

Otra explicación para nuestra paradoja nos la puede dar el también profesor de Harvard, Steven Pinker, cuando concluye que no estamos hechos para la verdad, sino para la eficacia. La frustración por la falta de resultados, la insatisfacción ante un esfuerzo realizado, o simplemente la falta de reconocimiento contribuyen a aumentar esa brecha emocional, hasta el punto de inclinar la balanza hacia el lado negativo.

Ten presente que la vida es como un eco: sino te gusta lo que recibes, piensa en lo que emites. Observa antes de hablar, porque nuestro cuerpo emite señales antes que sonidos, y recuerda que la peor de las decisiones es no decidir nada, ya que otra persona decidirá por ti.

Este año, cuando tengas un problema, recuerda este famoso proverbio chino:

“Si el problema no tiene solución, por qué te preocupas; y si tiene solución, por qué te preocupas”

Vía| Texto cedido por el autor

Imagen| Lista de propósitos

En QAH| ¿Año nuevo, vida nueva?

RELACIONADOS