Jurídico 


¿Universidad para todos? Sistema Británico de Créditos

En estos años de crisis que nos asolan estamos viendo como los recortes en educación, sanidad y demás ramas sociales se están convirtiendo en un factor común de todos los países de Europa.

En España, el gobierno Wert ha tomado muchas medidas en este sentido, como ya analizamos antes que fueran tomadas aquí en QAH, en primer lugar dejó de vincular las becas a únicamente al nivel de renta, sino que también las vinculó al rendimiento académico, de modo que era necesario una nota y número de créditos mínimo para optar a la beca.

Esto vino acompañado de un recorte en becas de una cuantía aproximada de 18800 becas, es decir un 5% menos de lo que se daba el curso anterior. Estos recortes hacen menos accesible la Universidad a aquellas personas de clase media baja que apenas llega a fin de mes, y ni decir tiene, a aquellos que no tienen trabajo, o el núcleo familiar completo esta parado.

La situación es complicada, y no por ello, nadie debería quedarse sin ir a la Universidad. La Universidad históricamente ha estado reservada a “los mejores” y a los que tenían mas recursos, pero en las últimas décadas esto cambió y la Universidad se abrió a toda la sociedad con un buen sistema de becas y la bonanza económica. ¿Volvemos al pasado?

El capitalismo es cíclico y saldremos de esta, pero a lo mejor sería interesante investigar sistemas que funcionarían estando es situación de crisis o no estándolo. Uno de estos sistemas es el modelo británico de créditos universitarios.  Este sistema fue estudiado en persona por el mismo ministro Wert, el pasado mes de febrero. En dicho viaje a Londres también estudió la calidad académica de las Universidades Británicas, pero este no es el caso.

Este sistema funcionaría del modo que un estudiante acude al ministerio de educación, solicita el crédito Universitario, y esté incluiría el importe de la matrícula y gastos de mantenimiento, así como ayudas para aquellos con problemas económicos. Si resumimos, sería un sistema de becas como el español (de menor cuantía), unido a un sistema de créditos que te permiten, no sólo pagar la matrícula, sino en algunos casos hasta la estancia en la ciudad de la Universidad correspondiente.

Este sistema se intentó implementar en España, mediante los banco en el año 2007. El gobierno, a través de las entidades bancarias y el ICO, daban préstamos a los estudiantes para que estudiaran en la Universidad con la condición de que al terminar los estudios devolvieran dicho importe. Es en la devolución donde se encuentra el problema de este sistema.

El gobierno no era el encargado de cobrar el crédito, sino que lo eran los bancos, y lo que se prometía como una ayuda se convirtió en un préstamo con intereses, la imposibilidad de abandonar el país a buscar trabajo o la condena a pagar 150€ mensuales.

La solución, ¿un sistema mixto?

Cuando tuve la oportunidad de analizar el sistema laboral austríaco, pensé que la mejor solución sería un sistema mixto. Ahora pienso lo mismo. Por ello si miramos el sistema actual español y el británico podríamos intentar obtener lo mejor de cada uno. Voy a intentar ofrecer a continuación lo que considero lo mejor de ambos.

Comenzaríamos con un sistema de créditos universitarios para todos aquellos que lo necesitaran, pues los que no lo hicieran, o hicieran el esfuerzo de abonarlo de su propio bolsillo recibiría beneficios fiscales por ahorrarle el importe al Estado. Esto sería así porque los universitarios españoles pagan sólo el 20% del coste total de la Universidad. Con este sistema este % subiría al 50%, de modo que el estado tiene un ahorro del 30% del coste (aunque pague la totalidad, con la devolución del microcrédito recibiría un 30% mas que en la actualidad), por parte del ciudadano que lo pague de su bolsillo, el beneficio fiscal debería mantenerlo en su coste actual y aquél que ahora no puede acceder, podría hacerlo.

Este crédito debería ser al 0% de interés, pues ya se ha incrementado el nominal. Y la devolución debería llevarse a cabo de forma responsable, devolviéndola única y exclusivamente, cuando el beneficiario trabajara, aquí o en el extranjero. De modo que la anualidad a devolver permitiera también mantener un buen nivel de vida. Evidentemente con una titulación Universitaria encontrará un trabajo digno para devolver el préstamo.

El gobierno por su parte, con el ahorro del 30% en el coste universitario podrá hacer frente a las becas, parecidas a las que existen en la actualidad, para aquellas personas que mas lo necesiten y a la excelencia académica, pago de matrícula, ayuda a la estancia fuera de casa, etc.

Este sistema podría llevar a muchos ciudadanos que no pueden permitírselo a la Universidad y a su vez conseguir un ahorro importante en el sistema Universitario. Un sistema mixto entre UK y España, ¿la solución para España?

Imagen| Km Cero

En QAH| Las becas, ¿premios o ayudas?, Análisis de la reforma educativa Wert, Las Becas Erasmus

RELACIONADOS