Derecho Internacional 


Unión Bancaria: una realidad cada vez más cercana

En su última sesión plenaria de la legislatura 2009-2014, el Parlamento Europeo ha aprobado tres instrumentos legislativos clave en la creación de la Unión Bancaria: la directiva sobre Restructuración y Resolución de entidades financieras, el Mecanismo Único de Resolución, pieza central en el puzle de la Unión Bancaria, y la directiva sobre el Sistema de Garantía de Depósitos.Banking_Union_Caricature

Estas medidas, pretenden completar la Unión Económica y Monetaria y pretenden asegurar que contribuyentes y ahorradores no tengan que soportar las consecuencias derivadas de la quiebra y restructuración de bancos y entidades financieras.

La Unión Bancaria comenzará a funcionar parcialmente – supervisión del BCE de las mayores entidades financieras de los Estados Miembro – a finales de 2014. Los principales elementos del paquete aprobado los cuales deben ser incorporados en los ordenamientos jurídicos de los Estados Miembros en el plazo de dos años son los siguientes:

La directiva sobre Restructuración y Resolución de entidades financieras establece, en los 28 Estados Miembro, las reglas que ponen fin a la práctica de rescatar a los bancos con el dinero de los contribuyentes conocida habitualmente como bail-out. A partir de ahora, dichos rescates bancarios deberán realizarse mediante un bail-in, que consiste ni más ni menos en que sean los accionistas y acreedores de dichas entidades los que paguen por las tiranías y errores de las mismas. Además, en caso de necesitar financiación adicional para un supuesto rescate, dichos fondos proveerán del mismo sector financiero en forma de fondos de resolución.

El Mecanismo Único de Resolución será el encargado de poner en práctica la directiva sobre Restructuración y Resolución de entidades financieras de la zona Euro y de aquellos Estados que quieran adherirse a dicho mecanismo. Este nuevo instrumento complementa al Mecanismo Único de Supervisión y tendrá la labor de asegurar que si un banco atraviesa serias dificultades, su resolución, restructuración o si es necesario, incluso su liquidación, se llevaran a cabo de una manera efectiva y con el mínimo coste para los contribuyentes y la economía real. Aquí entra en juego el Fondo Único de Resolución, la hucha común que servirá para restructurar bancos pero que no estará plenamente operativa hasta 2026. Este fondo estará formado por contribuciones de todos los bancos de los Estados Miembro que participen en él y aspira a recaudar 55 mil millones de Euros en 10 años.

Por último, la directiva sobre el Sistema de Garantía de Depósitos establece que los ahorradores contarán con una garantía que protegerá hasta 100,000.00 Euros de sus depósitos en el caso de quiebra de la entidad financiera. Dicho dinero también procederá de la hucha común o Fondo Único de Resolución.

Si bien la aprobación de estos instrumentos supone un gran avance, la Unión Bancaria no queda completada al cien por cien. Existen dos temas de gran importancia  como el impuesto sobre las transacciones financieras y la separación de las actividades de los bancos, en los que la UE debería avanzar con la mayor brevedad posible, para así terminar con el problema de que “hay bancos que son demasiado grandes para caer”. Lamentablemente, la rapidez en la toma de decisiones cuando más se necesitan no es el punto fuerte de la UE.

En QAH | Unión Bancaria: Mecanismo Único de Resolución

Vía | European Commission

Imagen | One

RELACIONADOS