Patrimonio 


Una tumba sin dueño: KV55

Planos de la tumba KV55: consta tan solo de una cámara y un probable intento de excavar una segunda, que se quedó en un nicho para alojar los vasos canopos

La tumba KV55 protagoniza desde hace más de un siglo una de las controversias con más arraigo en el panorama egiptológico. Accidentalmente descubierta en 1907 por Edward Ayrton en el Valle de los Reyes, esta tumba data de la dinastía XVIII (1550-1295 a. C.) y se ignora tanto para quién se construyó como la identidad de la momia que alberga.

La KV55 es un hipogeo, tipo de enterramiento que alcanzaría gran desarrollo a partir de ese momento. Se halla próxima a otras tumbas relevantes como la de Ramsés II y su trazado es parecido a la de Tutankamón, también cercana; sin embargo, se trata de un espacio sencillo y reducido: consta de una entrada que desciende hasta un corredor que accede directamente a la cámara funeraria. Por todo este espacio diversas marcas en la pared insinúan que la tumba sufrió una ampliación no planificada y quedó inacabada, como también sugiere su enlucido carente de frescos. De ahí parte la hipótesis que propone que la tumba no fuese originalmente para uso de la realeza, sino para algún noble o funcionario, como ocurrió con la de Tutankamón.

Los escasos vestigios hallados en el interior no han esclarecido las circunstancias, puesto que nombran o representan a diversos individuos de la realeza: Tutankamón, Tiy –abuela del anterior–, Akenatón –su padre–, Kiya –esposa secundaria de Akenatón– y Amenhotep III –padre de Akenatón–, entre otros.

Ataúd de la KV55, con la máscara de oro parcialmente arrancada y el cartucho real, sobre las piernas, suprimido

El ataúd y su contenido, si bien más determinantes, no han planteado menos dificultades. Por sus características corresponde indudablemente a un personaje de la realeza. Las últimas investigaciones parecen señalar que el ataúd fue creado para Kiya. No obstante, los cartuchos que contendrían el nombre del difunto han sido borrados. Suprimir el nombre y el rostro del difunto, donde radicaba su identidad, significaba la destrucción de su existencia en el Más allá, así como la eliminación de su recuerdo –damnatio memoriae–. El resto de texto legible corresponde al periodo en cuestión, pero no ayuda a explicar nada más. El ureo, la serpiente que corona el tocado de los faraones, también le ha sido retirado y la máscara dorada parcialmente arrancada. Además, la momia se encuentra en muy mal estado por haber sufrido golpes e infiltración de agua, viéndose prácticamente reducida a huesos. A esto debe añadirse el buen número de joyas que guardaba el cuerpo y el hecho de hallarse recostada en una posición característica de las difuntas; cosa que, en cambio, contradicen los análisis, que han concluido que se trata de un varón desde 20 hasta 35 años, según las fuentes. Varón que además comparte rasgos con Tutankamón –labio leporino, cráneo dolicocéfalo y escoliosis–, pudiendo tratarse de su padre o de un hermano. Esto hizo pensar desde luego en Akenatón; de hecho, los restos de este rey, junto con los de Tiy, fueron originalmente enterrados en Amarna, la capital en aquel momento, y durante el reinado de Tutankamón probablemente trasladados a KV55.

Representación artística del Periodo de Amarna en que se aprecian claramente los cráneos dolicocéfalos de los individuos

Fresco del Periodo de Amarna en que se aprecian claramente los cráneos dolicocéfalos de los individuos

Por otro lado, es sabido que la tumba fue profanada ya en la antigüedad. Se especula que pudo ocurrir como consecuencia del reinado de Akenatón, faraón célebre por instaurar el monoteísmo en Egipto, con lo que se granjeó la enemistad del poderoso clero tebano y la condición de hereje a su muerte –de ahí la damnatio memoriae–. Asimismo la tumba se vio alterada por la construcción de hipogeos posteriores, como el de Ramsés IX en la dinastía XX.

Cráneo de la momia de KV55, con evidente dolicocefalia

Cráneo de la momia de KV55, con evidente dolicocefalia

Las conclusiones, por tanto, son dispares y poco firmes. Se baraja la construcción rápida e improvisada de la tumba por algún motivo, quizá teniendo ya algún enterramiento previo pero debiendo ser reubicado aquí; igualmente se postula el abandono de sus ocupantes primitivos –como Tiy, cuyo nombre aparece en el mobiliario–, la pertenencia a un personaje indigno y la consecuente destrucción intencionada de sus restos –como el caso de Akenatón–, la existencia de algún soberano “perdido” en la historia como Smenjkara –el extraño sucesor de Akenatón de efímero reinado, tal vez la esposa principal del mismo, la distinguida Nefertiti, cuya prematura muerte pudo obligar a improvisar una tumba con objetos traídos de múltiples lugares–, o la mera alteración de la tumba durante las obras de de Ramsés IX –que la llenó de escombros–. En 2010 se proclamó que se trataba realmente de Akenatón, pero el consenso aún no es total.

La discusión sigue abierta e inquieta a los estudiosos, temerosos de no hallar jamás la respuesta. Otros como Harry Burton ya en 1923, en cambio, desdeñaron la cuestión y prefirieron hacer historia empleando la tumba como un improvisado cuarto oscuro para revelar las fotografías tomadas en la vecina KV62, donde reposaba Tutankamón.

Una de las afamadas capturas de Harry Burton, en la que aparece Howard Carter ante los restos de Tutankamón

Una de las afamadas capturas de Harry Burton, en la que aparece Howard Carter ante los restos de Tutankamón

 

Vía| Amigos del Antiguo Egipto, Touregypt.net, Ancient Origins.

Más información| Contenido multimedia sobre el Valle de los Reyes y la tumba KV55 (Theban Mapping Project), Arte en el Periodo de Amarna, Planos imprimibles de la KV55 (Theban Mapping Project), DUHIG, Corinne: The remains of pharaoh Akhenaten are not yet identified: comments on “bilological age of the skeleton mummy from tomb KV55 at Thebes (Egypt)”, DNA shows that KV55 mummy probably not Akhenaten, El misterio de la KV55. En busca de los restos de Akhenatón.

Imagen| Ancient Origins, Cadena Ser, Wikimedia Commons, Ancient Origins, Hyperallergic.com.

En QAH| ¿Qué son y para qué servían los vasos canopos en el Antiguo Egipto?, La muerte en el Egipto faraónico (I): el mundo de las creenciasLa muerte en el Egipto faraónico (II): el proceso de momificación, La muerte en el Egipto faraónico (III): el funeral, La muerte en el Egipto faraónico (IV): las tumbas, Damnatio memoriae, la condena al olvido

RELACIONADOS