Coaching Profesional 


Una sonrisa

Una SONRISA no cuesta nada y produce mucho.

Enriquece a quienes la reciben, sin empobrecer a quienes la dan.

No dura más que un instante, pero su recuerdo a veces es eterno.

Nadie es demasiado rico para prescindir de ella.

Nadie es demasiado pobre para no merecerla.

Da felicidad en el hogar y apoyo en el trabajo.

Es el símbolo de la amistad.

Una sonrisa da reposo al cansado.

Anima a los más deprimidos.

No se puede comprar, ni prestar, ni robar, pues es una cosa que no tiene valor, hasta el momento en que se da.

Y si alguna vez se tropieza con alguien que no sabe dar una sonrisa más, sea generoso y déle la suya.

Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como el que no puede dársela a los demás.

Mahatma Gandhi

 

En QAH| El poder de la sonrisa

Imagen| sonrisa

 

RELACIONADOS