Cine y Series, Cultura y Sociedad 


Una mirada al cine de Corea del Sur

Con una superficie 5 veces menor que España, Corea del Sur supera en población a nuestro país y tiene una de las industrias cinematográficas menos conocidas pero más interesante de Asia.

Este año se han estrenado tres películas que son muy significativas del momento dulce que vive la cinematografía de Corea del Sur: La Doncella (2016), El imperio de las sombras (2016) y Seoul Station (2016).

La primera es un drama romántico dirigida Park Chan-wook uno de los directores coreanos más originales de la actualidad al que se le debe una obra maestra como Old Boy (2003) o Sympathy for Lady Vengeance (2005) donde brillan la audacia en la elección de las historias, la planificación de las escenas  y en su estética. Old Boy es una de las películas más desconcertante e insólita del cine moderno que tuvo un interesante remake dirigido por el prestigioso Spike Lee en 2013.

Al drama romántico también pertenece Lo tuyo y tu (2016), película ganadora del Premio de Cannes de 2016 al mejor director a Hong Sang-soo que ha demostrado una gran sensibilidad en toda su cinematografía.

El imperio de las sombras es un thriller dirigido por Kim Jee-woon Este género muy consolidado en Corea ha producido un número importante de películas que ya son una referencia en el 7º Arte: The Yelllow Sea (2010), El hombre sin pasado (2010), The Chaser (2008) y  Memorias de un asesino (2003). El thriller coreano se caracteriza por seguir los códigos clásicos del género pero dotándole de un estilo propio con unas impactantes escenas de acción, un cuidado diseño de producción y un especial interés por los temas sociales y los estudios sicológicos fusionando la cultura occidental y la oriental.

Kim Jee-woon autor de El imperio de las sombras es el director de un curioso e interesante homenaje a Sergio Leone El bueno, el malo y el raro (2008). Tambien dirigió Encontré al diablo, una delirante pero apasionante película sobre un asesino en serie que te deja sin aliento. El asesino es interpretado de forma magistral por Min-sik Choi, un actor muy consolidado gracias a peliculas como Old Boy o Sympathy for Lady Vengeance y que Luc Besson incorporó en Lucy (2013) para rendirle un homenaje.

Seoul Station pertenece a uno de los géneros más aplaudido en Corea del Sur: el fantástico. Aunque en este caso se trata de cine de animación, esta película está considerada como una precuela de Train to Busan (2016) una trepidante historia de pasajeros de un tren perseguidos por una horda de zombis. Desde Guerra mundial Z (2013) y 28 días después (2002) no habíamos visto nada igual. Dentro de este género tenemos que hacer eprecial mención a The Host (2006).

 

The Host es una de las películas coreana más taquilleras de la historia  y un ejemplo de cómo se puede combinar con astucia y acierto  el cine de ciencia ficción con el de terror y el thriller. Su director Bong Joon-ho que también dirigió Memorias de un asesino es otro de los maestros actuales del cine coreano. Suya es también Rompenieves (2013), una fábula de ciencia ficción con pretensiones socio políticas resuelta de forma brillante, con una atmosfera inquietante y casi onírica. Este director acaba de estrenar en junio directamente a través de la plataforma Netflix, Okja (2017), una historia de monstruo con mensaje ecologista.

Na Hong-jin que ya había destacado por The Chaser y The Yelllow Sea nos sorprendió con El extraño (2016), una historia donde se mezcla el thriller, con el terror y donde los giros que se producen en el guion se suceden de forma inesperada y mantienen en vilo al espectador. Recibió el premio a la mejor película asiática y a la mejor fotografía en el festival de Sitges de 2016.

Imagen| La Doncella

Video| Old Boy, Lo tuyo y tu, El imperio de las sombras, Train to Busan, Encontré al diabloThe Host, El extraño

RELACIONADOS