Coaching Profesional 


Dambisa Moyo: Una idea politicamente incorrecta

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y clara muestra de ello es la lucha contra la pobreza, donde lejos de cambiar las estrategias para mejorar los resultados, se continúa por la misma línea (ineficaz).

Por eso resulta interesante descubrir nuevos caminos, ideas que aunque al principio no suenan del todo bien, analizadas de cerca resultan sorprendentes. Es lo que ocurre con el libro “Muerte a la Ayuda” (Dead Aid) de Dambisa Moyo, que se atreve a ser políticamente incorrecta y defiende el fin de la ayuda a los países africanos.

La tesis principal de este libro sostiene que la ayuda de Occidente está matando a África. Asegura que la caridad con este continente sólo es efectiva después de una catástrofe natural y que hemos de dejar que sea África misma quien protagonice su propio desarrollo. Una vez superado el inmediato rechazo que esta idea puede provocarnos, Moyo comienza a justificar esta tesis con sólidos argumentos.

El principal de ellos es que la mayoría de los líderes africanos continúan agarrados a sus puestos porque el dinero sigue llegando de Occidente. Dichos “líderes” (en su mayoría dictadores y tiranos) no se ven obligados a mejorar las infraestructuras del continente y lejos de sentirse responsables de lo que pueda ocurrir en su país, utilizan el dinero que reciben de forma corrupta en aquellos negocios en los que consideran obtendrán mayores beneficios. De este modo, los ciudadanos, lejos de sentirse protagonistas de sus vidas y del desarrollo de su comunidad sólo pueden sobrevivir gracias a la caridad.

Moyo, que nació y creció en Zambia, explica que cada año llegan a África 50.000M $ pero que por desgracia sigue siendo terrible la evidencia de que esta ayuda, lejos de ayudar a la mejora del continente, ha hecho más pobres a los pobres. Es más, el crecimiento observado en los países receptores es bajísimo y esta ayuda no hace sino aumentar el endeudamiento de África, subir la inflación y hacer al continente más vulnerable a la inestabilidad de los mercados financieros y menos atractivo para la inversión extranjera.

Como exitosa economista (trabajó durante más de diez años en el Banco Mundial y en Goldman Sachs), Dambisa incluye contundentes datos en su defensa. Argumenta que “durante los últimos 60 años, se han transferido desde los países ricos a África miles de millones de dólares en ayuda al desarrollo (AOD). Sin embargo, la renta per cápita hoy es menor de lo que lo era en los años 70, y más del 50% de la población (350 millones de personas) vive con menos de 1$ diario, una cifra que casi se ha doblado en dos décadas”
El éxito de los microcréditos nos ha enseñado que lejos de dar un pez, enseñar a pescar es la única solución eficaz y duradera en la lucha contra la pobreza. Todavía mejor, nos hace ver que cuando se les da la oportunidad, los pobres se convierten en los principales protagonistas de su desarrollo, no sólo económico, sino también personal.

Pese a que su análisis de la situación es devastador, Moyo es optimista en cuanto al futuro “hace 40 años, China era más pobre que muchos países africanos. Sí, hoy tienen dinero, pero ¿de dónde ha venido el dinero? Ellos han construido ese desarrollo, han trabajado muy duro para crear una situación en la que no dependen de la ayuda humanitaria. Estos tiempos de oscuridad económica suponen una oportunidad para que África demuestre que finalmente puede contribuir de forma significativa a la economía mundial, en lugar de claudicar y ser vista como una carga para ella de forma indefinida.”

Vía| libertaddigital

En QAH| Pobreza Cero (I): relación entre pobreza y modelo financiero mundial, Pobreza Cero (II): la Ayuda Oficial al Desarrollo, Pobreza Cero(III): la tasa Tobin, La otra cara de los microcréditos

Imagen| África, Dambisa MoyoDead Aid

RELACIONADOS