Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Un rincón algo rústico, Camprodón

Porque es así, porque lo sabemos, y porque es necesario; siempre va bien respirar ese aire fresco que proviene de los rincones más sinceros y naturales de nuestras proximidades, aquél que nos alivia de todo lo relacionado con la densa ciudad en la que vivimos. Lo que no sabemos, es que tenemos la gran suerte de estar rodeados de ellos sin darnos cuenta, y que a pocos kilómetros de tu casa hay campos verdes, montañas sin fin, y animales salvajes esperándote.

camprodon7

Pues bien, uno de mis sitios favoritos de los que me gustaría compartir con vosotros sería el tradicional pueblo rústico de Camprodón, a tan solo 120 kilómetros de la ciudad de Barcelona, es decir a casi dos horas en coche; asimismo también es posible llegar en Renfe Rodalies con destino a Ripoll. Camprodón se encuentra en la comarca del Ripollés, dentro de la provincia de Girona. Éste se caracteriza por su famoso puente de forma triangular del siglo XII, del que todo el mundo queda seducido al verlo, y puede contemplar como el río Ter fluye bajo sus pies.

Además, el centro del pueblo consta de añejas callejuelas de piedra que te acogen con gran familiaridad. En ellas puedes encontrar lo más auténtico y tradicional de la zona que te puedas imaginar, como por ejemplo los embutidos más sabrosos; como el “bull” de cerdo, la longaniza y el jamón, de igual manera el pueblo está lleno de restaurantes habituales que te ofrecen (con gran entusiasmo y simpatía) lo mejor de sus tierras. Aunque para aquellos que les agrade más lo dulce también se pueden encontrar tradicionales y deliciosos postres, como las típicas galletas “BIRBA” de las que todos hemos oído hablar, o sus mazapanes artesanos y crêpes.453308_986_485_FSImage_1_grevol1

Dejando la comida a un lado (no nos vayamos a poner glotones ahora) hablemos de sus paisajes y sus alrededores, mi tema favorito. Bien, hay que reconocer que todas sus afueras son preciosas, ya que está todo siempre acompañado de colores verdes, paseos fondosos, y algún que otro río que siempre se va a cruzar en tu camino, podría ser tanto el Ter como el Ritort.

11705795.fbf0b01d.1024

A las afueras del pueblo podrías encontrar barrios residenciales llenos de encanto y atractivo como Fontrubí, Llanars o Set Cases; en ellos únicamente se encuentran casas de montaña muy trabajadas con sus respectivos jardines,  y poco más, pero realmente, lo campestre y rural en esta zona es lo que conquista al visitante y lo enamora. En Llanars por ejemplo, podemos encontrar el “Paseo del Maristany”, una zona bastante conocida por sus asombrosas mansiones de veraneo construidas anteriormente por la burguesía.

 

Cabe destacar que son zonas idóneas para practicar actividades de aventura y deporte, ya que está repleto de oportunidades para ello. Ofrecen paseos a caballo atravesando bosques y cruzando ríos, ofrecen también rutas en “buggies” subiendo y bajando montañas, y visitas a sus numerosas fuentes; incluso disponen de campos de golf, piscinas comunitarias para la época de verano, y una simple y acogedora estación de esquí, a media hora en coche, para la época de invierno, Vallter 2000.

00-estiu-01-estacio-galeria-galeriacavallsmuntanya

Como podéis ver, es un sitio atractivo tanto turísticamente como de manera lúdica. Además, aprovecho para decir que cualquier momento del año es perfecto para pasar unos días en cualquiera de estos pueblos, ya que en invierno la nieve lo adorna todo con gran encanto, y en verano hace una temperatura muy agradable.

Así que si un fin de semana os apetece desconectar de la rutina y respirar aire puro y fresco…¡a por ello!

RELACIONADOS