Patrimonio 


Un Príncipe de Asturias para Quino, padre de Mafalda

Joaquín Lavado, más conocido como Quino.

Joaquín Lavado, más conocido como Quino.

El miércoles 21 de mayo era anunciado el fallo por el jurado de los Premios Príncipe de Asturias: el galardón en la categoría de Comunicación y Humanidades recaía en Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido en todo el mundo como Quino, dibujante y autor de Mafalda. A muchos no ha sorprendido este premio, pues coincide con el 50 cumpleaños de su creación. Un 29 de septiembre de 1964, esta niñita con un lazo en el pelo -tan característico- y gran animadversión tanto por la política como por la sopa, aparecía en el semanario Primera Plana. Desde entonces y hasta 1973, cambiando varias veces de publicación y con algunos parones, las tiras de Mafalda se publicaron en Argentina y de ahí, saltaron al resto del mundo.

Hijo de andaluces emigrados a Argentina, dicen que Quino descubrió su pasión por el dibujo cuanto su tío Joaquín tomó papel y lápiz para entretenerle a él y a sus hermanos. Sus inicios en la profesión no fueron fáciles: con 13 años pierde a su madre y con 16 a su padre, momento en que abandona la Academia de Bellas Artes de Mendoza, cansado de dibujar ánforas y yesos. Comienza la década de los 50 intentando vender sus historietas sin éxito y, sin dinero, ha de volver a casa para hacer el servicio militar. Tan sólo una década más tarde iba a protagonizar un boom editorial en todos los países de habla castellana. En 1966 sale a la venta el primer libro recopilatorio de Mafalda, cuya primera edición se agota en dos días. En 1970 la editorial Lumen adquiere los derechos para publicarla en España.

mafalda-politica1Si algo tiene Mafalda es que, a pesar de cumplir medio siglo (que se dice pronto), sus viñetas nunca dejan de estar vigentes. En sus primeros tiempos, Quino plasmó las inquietudes de una época convulsa como fueron los años 60: la guerra de Vietnam, la china de Mao, la lucha por la igualdad en Estados Unidos, la creciente incorporación a la mujer al mundo del trabajo o la propia situación política de Argentina se vieron reflejadas en las viñetas de Mafalda, que siempre tenía una opinión para todo. Totalmente contraria a la guerra y a la violencia, Mafalda tomaba la temperatura de su globo terráqueo y suspiraba. «Está enfermo», concluía. Su mayor sueño era ser intérprete de la ONU, para mediar en los conflictos entre países y arreglar ese maltrecho planeta. Cincuenta años después, este ideal es más necesario que nunca.

A Mafalda también le guiaban temas más mundanos. Sus grandes pasiones eran los Beatlesesos melenudos en palabras de Manolito-, los panqueques y jugar a ser cowboy con sus amigos del barrio. En el lado opuesto, es archiconocido su odio por la sopa, casi tanto como a las injusticias sociales y a la palabra política.

El mayor prodigio de Quino radica en la frescura de sus personajes infantiles, sin menospreciar a los adultos que los acompañaban (simplemente estupendos son los padres de la protagonista). Felipe, Susanita, Manolito, Miguelito, Guille o Libertad, junto a la propia Mafalda, no son adultos encerrados en cuerpos de niños. Se comportan y piensan como niños, horrorizados en muchas ocasiones por ese mundo que han heredado de los mayores. «¿Cómo vamos a entender a los adultos?» se lamenta Mafalda ante Susanita «¡Cuando llegamos nosotros ellos ya estaban todos empezados!»

Imagen de Mafalda para UNICEF, rodeada de niños de todas las partes del mundo.

Imagen de Mafalda para UNICEF.

Genial dibujante y mejor argumentista, Quino creó uno de los mayores iconos del siglo XX que, a pesar de despedirse un 25 de junio de 1973, siguió dando mucha guerra. En 1976, con motivo del Año Internacional del Niño, UNICEF pidió al argentino que ilustrara los diez principios de la Declaración de los Derechos del Niño con Mafalda y sus compañeros, sin duda uno de los mejores trabajos del artista. Solo podemos decir que encontramos merecedísimo cualquier reconocimiento a este creador incansable, que dio a luz una tira cómica centrada en las andanzas y reflexiones de una niña (¡y qué niña!) cuya lectura no pasa de moda cincuenta años después.

¡Grande Quino!

Personajes principales de la tira cómica.

 

Vía| Salvador Lavado, J. Todo Mafalda. Editorial Lumen, 1992, España.

Imagen| Joaquín Lavado, ¿Democracia?Personajes, Derechos del niño, Mafalda.

RELACIONADOS