Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


Un Mundo Dual

Un mundo dual Vivimos en un mundo dual. Aunque realmente si miramos un poco más allá, existen muchos mundos diferentes dentro del que vivimos participando de esa dualidad. En no pocas ocasiones nos sentimos frustrados por no entenderlo, pero, a veces, todo depende de la situación física y psíquica en la que se encuentre quien mira, de su perspectiva.

La nuestra, desde aquí, ya sabes cuál es. Aunque hoy vamos a mirar con binoculares.

Vivimos en un mundo en el que el bien y el mal conviven en un tira y afloja continuo.

Vivimos en un mundo en el que cada día se construyen una cantidad determinada de armas y en el que se dan, sin embargo, una cantidad incontable de abrazos.

Vivimos en un lugar donde la contaminación es un riesgo para la existencia, pero en el que existen personas que asumen un riesgo por crear empresas ecológicas y desarrollar tecnología que cuide el medio ambiente.

Existen personas que viven por y para hacer dinero, y otras que viven por y para las demás personas, aunque les cueste el dinero.

Hay situaciones que son capaces de sacar lo mejor de cada persona y personas que no son capaces de sacar ni siquiera la persona que realmente son al exterior.

Con lo necesario que es el equilibrio en este mundo dual, existen situaciones que son capaces de desequilibrar a la mente más estable.

Cada día pasamos al lado de personas que tienen sueños, y junto a otras que sólo tienen sueño.

Cada día también, miles, millones de personas piensan que su vida mejorará mañana y otras esperan sin fuerzas un día más lo que tenga que venir.

Lo más importante, para unos, es amasar todo el dinero y posesiones posibles y, para otros, es poder disponer de un poquito más de tiempo. La mayor de las tristezas, para unos, es la falta del dinero que desea sin perjuicio de sus necesidades y, para otros, la falta de unas cuantas horas libres para poder pasar el tiempo con quien más le importa o para desarrollar alguna inquietud que tenga en el centro de su alma.

Por cierto, alma y cuerpo, ¿hay algo más dual que eso en el planeta Tierra? Que, por otra parte, también los tiene, porque todos conocemos la fuerza de la madre Naturaleza que es capaz de provocar las más temibles quebraduras de su propio cuerpo.

Sí y No. ¿Cómo cambiaría nuestra vida si en algunas situaciones hubiésemos elegido en vez de una, la otra respuesta?

Analizando así este mundo, sólo podemos sacar, como no podía ser de otro modo, dobles conclusiones, o quizás ninguna, pero fundamentales para determinarlo, para comprenderlo.

Si realmente nuestra perspectiva se limita a un determinado prisma para mirar nuestro mundo, no seremos capaces de darnos cuenta de su verdadera magnitud, ni de valorar realmente la posibilidad de encontrar nuestro lugar en él. Si sólo lo miramos desde una posición, nunca comprenderemos cómo es capaz de convivir en equilibrio esa dualidad que existe en el mundo y en las personas, la cual es imprescindible para encontrar, por supuesto, la felicidad.

Más info | El Mercado de la Incertidumbre

Foto | Los secretos del Mundo

RELACIONADOS