Economía y Empresa, Panorama Internacional 


¿Un mercado laboral competitivo?

La situación de paro española es un tema que sigue ocupando las portadas de los periódicos, sin embargo, España no es el único país europeo con problemas sobre cómo hacer que el mercado laboral mejore y se vuelva más competitivo. En este artículo me gustaría mostrar cómo la brecha entre Francia y Alemania se va haciendo más grande a causa de este factor.

En primer lugar, decir que el mercado laboral es como cualquier otro en el que el precio de equilibrio es aquel en el que la oferta y la demanda coinciden. En este caso concreto, el salario de equilibrio sería cuando lo que se le paga al trabajador es el coste marginal del trabajo, la diferencia que le supone al empleado trabajar o no. Sin embargo, hay regulaciones y sindicatos que intentan proteger a los trabajadores fijando un salario mínimo que provoca ciertas rigideces a la hora de que dicho salario de equilibrio sea el que realmente haya en el mercado.

Volviendo al tema central, pese a que Francia y Alemania sean de los países con más poder en la zona euro, las diferencias en el mercado laboral se van acrecentando. En 2003, ambos estaban a la par con una tasa de paro justo por debajo del 8% mientras que, actualmente, Alemania se halla en un 5% y Francia en torno al 10% aunque sus tasas de productividad sean similares -y altas-.Respecto a la tasa de empleo, la relación entre la población ocupada y la población activa, Francia sigue en los mismos niveles que en 2003 (el 65%) mientras que Alemania ha mejorado de un 65% que tenía en 2003 hasta el 75% que posee en la actualidad.

El efecto de las regulaciones en las horas trabajadas

El efecto de las regulaciones en las horas trabajadas

¿Cuál es la diferencia? Una de ellas es el marco legal. Francia restringe de manera excesiva los convenios laborales fijando, por ejemplo, un máximo de 35 horas laborables a la semana . De esta manera, el Estatuto de los trabajadores ha pasado a tener casi 4.000 páginas, un 45% más que hace diez años. Es decir, justifican los altos niveles de desempleo con una mayor seguridad laboral. No obstante, el efecto es que las empresas hagan contratos temporales no superiores a 3 meses por miedo a los posibles altos costes de desprenderse de los trabajadores en el caso de que lo necesitaran.

En resumen, resulta muy difícil que los esfuerzos regulatorios cumplan su fin de beneficiar a la sociedad, además de encontrar un equilibrio entre seguridad laboral y competitividad. Esto da lugar a numerosos debates sobre cómo deberían ser las condiciones laborales no sólo en España, sino también en los países con un PIB casi el triple de grande. Con lo que, espero que para la próxima vez en la que os veáis en un debate relacionado con este tema, sepáis valorar las consecuencias positivas y negativas de hacer convenios laborales más estrictos.

Más información| Economics Online, Work and Wealth

Imagen| ICD

En QAH| Hacia una sociedad más libre: la propuesta de mercado laboral de Ciudadanos

 

RELACIONADOS