Patrimonio 


¿Un grafiti vikingo en Estambul?

No uno, sino cinco. En 1964 fue hallado el primero y más conocido, un grafiti rúnico del siglo IX nada menos que en la otrora basílica de Santa Sofía de Constantinopla, actual Estambul, y máximo exponente de la arquitectura bizantina. Hoy son cinco las inscripciones descubiertas, analizadas por arqueólogos de la Universidad de Bergen.

Vista interior de Santa Sofía desde la balaustrada con la inscripción.

Vista interior de Santa Sofía desde la balaustrada con la inscripción

La inscripción primera, ubicada sobre una balaustrada, presenta serias dificultades para su comprensión. A pesar de que solo se aprecia claramente el nombre de “Halfdan”, se intuye que el resto expresaría que “Halfdan grabó estas runas”, por su parecido con otras inscripciones. ¿Qué hizo entonces posible la llegada de un escandinavo a estas tierras remotas?

Desarrolladas durante la Edad Vikinga –siglos VIII-XI–, las célebres incursiones escandinavas a bordo de drakkars recorrieron toda Europa y más allá. El hecho de coincidir con el año 1000 sembró aún más el terror entre la población cristiana europea, que identificó esta fecha con el Juicio Final. No obstante, sus viajes no se redujeron a meras razzias ni fueron fue intrascendentales. Ante el temor que generaban, muchas ciudades se fortificaron y surgieron otras nuevas, y florecieron contactos y rutas que acercaron a Europa productos de lujo y esclavos. En la Península Ibérica son bien conocidas sus operaciones, en Galicia y con algún caso –entre otros– en Sevilla, a la que atacaron en el siglo IX y donde se hallaron restos de una embarcación posiblemente vikinga.

Volviendo al caso que nos ocupa, la explicación al hallazgo en Santa Sofía radica en la disputa por el trono bizantino en el siglo X. Las intrigas palaciegas inspiraban a los candidatos al trono desconfianza hacia sus presuntos allegados. Fue el futuro emperador Basilio II quien finalmente ganó el enfrentamiento gracias a los hombres cedidos por los soberanos de Kiev, entre los que se encontraban muchos escandinavos. A raíz de su victoria y quedando más que demostrada la lealtad de estos soldados, el emperador creó con ellos la Guardia Varega, un cuerpo de élite para su protección personal. Con anterioridad importantes contingentes escandinavos tuvieron contactos con el Imperio Bizantino, y es de ahí de cuando data la inscripción. Otros siguieron viniendo a la opulenta Constantinopla hasta el siglo XI.

Territorios vikingos y expediciones en Europa y América

Territorios vikingos y expediciones en Europa y América

No es un caso aislado. A los vikingos les gustaba dejar constancia de su paso por lugares emblemáticos, como los leones originalmente ubicados en El Pireo –Grecia–, hoy en la entrada del Arsenal veneciano. Las runas grabadas en sus costados advierten del efectivo servicio brindado a la emperatriz bizantina Zoe.

Con todo ello la idea del alcance de sus viajes es clara. Tanto, que cada vez cobra más fuerza la hipótesis de una expedición al continente americano siglos antes que Colón. El sitio arqueológico de L’Anse aux Meadows aspira a alzarse como principal evidencia.

Figurilla parecida a un Buda hallada en el Barco de Oseberg, ca. 800.

Figurilla parecida a un Buda hallada en el Barco de Oseberg, ca. 800

Asimismo, los vikingos supieron apreciar los contactos culturales. Las rutas resultantes, como el eje comercial que atravesaba Europa desde Escandinavia hasta Grecia, han legado información de gran interés. El Barco de Oseberg –uno de los mejores ejemplares de su tiempo, custodiado en el Museo de barcos vikingos de Oslo– albergaba no solo restos de una soberana escandinava, sino también unas estatuillas similares a Buda. Otra estatuilla budista que con certeza provenía de India fue recuperada en Helgö, Suecia. Y hace apenas unas semanas fue noticia el hallazgo de un precioso anillo árabe en otra tumba vikinga sueca.

A veces estos vestigios nos dejan rebosantes de interrogantes. Interrogantes que deben llevarnos no solo a saciar nuestra curiosidad, sino a alimentar nuestra capacidad crítica y, en este caso, ilustrar que los vikingos fueron una sociedad que alcanzó sus propias y altas cotas de sofisticación, lejos de la imagen que ciertos medios se empeñan en vender. Porque ellos también eran refinados, como ese delicado anillo, y porque ni siquiera llevaban cascos con cuernos.

 

Vía| SINDBÆK, Søren M. All in the same boat. The Vikings as European and global heritage, Europae Archaeologiae Consilium, 2011; LADERO QUESADA, Miguel Ángel. Historia Universal. Edad Media, Vol. II. Vicens Vives, Barcelona, 2010; The Viking Rune; PUENTE BALSELLS, Mariluz. La Escritura de los Vikingos;

Más información| Siglo IX, los vikingos llegan a la Península, Piedras o estelas rúnicas varegas, Crónica de Néstor (texto original en francés y español), “Anillo islámico en tumba vikinga revela secretos antiguos“, Buda de Helgö (en inglés, apartado 4), L’Anse aux Meadows, Galería de imágenes del Barco de Oseberg , Inscripción sobre los leones del Arsenal de Venecia.

Imagen| El Gran Capitán, Wikimedia Commons, Wikimedia Commons.

En QAH| Groenlandia y la publicidad engañosa vikinga.

RELACIONADOS