Historia 


Un gesto que cambió la Historia: Cayo Julio César cruzando el Rubicón

“That’s one small step for [a] man, one giant leap for mankind”. Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Esta fue la celebérrima frase con la que Neil Amstrong inmortalizó el  momento en que el ser humano alcanzaba por primera vez la Luna. Sin duda, fue un hecho importante en la Historia Contemporánea, pero no era la primera vez en que un pequeño paso para una persona señalaba un hito en la Historia. De hecho, uno de los acontecimientos más importantes que se recuerdan en los anales fue el instante en que 2000 años atrás un hombre cruzó el curso de un río. Estoy hablando del momento en que, en la  medianoche del 11 al 12 de enero del año 49 a.C., Cayo Julio Cesar cruzó el Rubicón.

Rubicón serie ROMA

Cayo Julio César atraviesa el Rubicón mientras un niño campesino, ajeno a las cuestiones de política, contempla el espectáculo de un ejercito en marcha.

 En enero del año 49 a.C, Cayo Julio Cesar volvía de la exitosa campaña de conquista total de la Galia (salvo una pequeña aldea poblada por irreductibles galos que resistía todavía y siempre al invasor), mientras en la capital la histórica lucha política entre optimates y populares alcanzaba uno de sus puntos álgidos, propiciados por las importantes reformas que César había logrado sacar adelante y que ponían en entredicho el poder del establishment  de la república romana. Además, el cada vez mayor prestigio que gozaba César entre las clases populares a consecuencia de sus victorias  militares alentaba el temor de los optimates a que César tuviera como objetivo conquistar el control absoluto de Roma y terminar con la República, y esto los condujo a forzar al Senado a que ordenara a César a dejar sus tropas al norte del Rubicón, que marcaba la frontera establecida por los romanos entre Italia y la Galia Cisalpina.

rome

Cicerón habla en el Senado sobre el peligro que supone César para la República

Si César avanzaba con sus hombres más allá del Rubicón supondría de facto declarar la guerra contra el Senado e iniciar así una guerra civil, teniendo a su antiguo aliado Cneo Pompeyo Magno como líder militar enemigo, puesto que los optimates habían confiado en él para defender la República. Aunque Pompeyo no era ya el general que había sido en otro tiempo, la habilidad como estratega que había demostrado en su momento podría hacer suponer la dureza y crueldad que tendría dicha guerra fraticida.

Esquema de la campaña itálica de la Guerra Civil

Esquema de la campaña itálica de la Guerra Civil

Sin embargo, posiblemente porque era consciente de que no quedaba otra opción para poder llevar a cabo sus aspiraciones políticas, Julio César decidió desobedecer al Senado, y en la medianoche del 12 de enero cruzó el Rubicón con su ejército. “Anerriphto kybos”, “que ruede el dado”, fue la expresión que empleó en aquel momento, si bien Suetonio ennobleció el momento, cambiando aquella expresión propia de un jugador por “marchemos a donde nos llaman los signos de los dioses y la iniquidad de los enemigos. Jacta alea est”, que ha llegado nuestros días como “Alea jacta est. Efectivamente, aquel gesto dio lugar a una guerra civil que César terminó venciendo y al término del cual el Senado, ahora favorable a él, le otorgó el título de Dictador Perpetuo.

La figura de Cayo Julio César sería tan importante que el término “César” pasaría a ser equivalente al de “Rey” o “Soberano”, y sería el origen de las palabras “Zar” y “Kaiser”. Además, al iniciar una “dinastía” que acabo por terminar con el sistema republicano (que no puede ser considerado como una democracia, sino más bien como una aristocracia), marcó las bases para que Roma no se colapsara y su sistema jurídico se extendieran por toda Europa, y que así pudiera ser la base para los sistemas de los futuros estados europeos, y así, del mundo entero. Posiblemente, si no César no hubiera atravesado el Rubicón, algún otro político romano habría terminado con la república romana, pero eso no lo sabremos nunca.

Vía| Desperta Ferro, Antigua y medieval nº 19. Septiembre-octubre 2013

Imagen| Julio César cruzando el Rubicón, Cicerón en el Senado, Esquema: Desperta Ferro, Antigua y medieval nº 19. Septiembre-octubre 2013

En QAH| Heliogábalo: La controversia hecha emperador, La leyenda de la legión perdida, Roma: La génesis de un Imperio, Emperadores-Dioses: El origen del culto imperial en Roma

RELACIONADOS