Economía y Empresa 


Un análisis sobre el AVE en España

En las últimas horas hemos conocido un interesante estudio sobre el retorno de la inversión realizada en España, en los últimos años, en líneas de alta velocidad. La disertación, realizada por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), nos ofrece varias lecturas interesantes que es importante resaltar.

Por un lado, muestra cómo, en base a la inversión realizada, no sólo no se obtiene rentabilidad, sino que ni siquiera se llega a un umbral que permita recuperar la inversión. En definitiva, la actividad que envuelve a esta infraestructura ferroviaria, no ofrece suficientes beneficios. La generalización es importante, ya que en este caso es totalmente necesaria a la vista de que en ningún caso, en ninguna vía, se ha recuperado la inversión inicial total. Es decir, que la rentabilidad financiera está muy lejos de ser favorable.

Líneas de Alta Velocidad en España

Líneas de Alta Velocidad en España

Por otro lado, el estudio analiza si los costes de mantenimiento son cubiertos por los ingresos obtenidos por la explotación de las líneas. En este sentido, en la mayoría de los casos, las líneas sí generan la rentabilidad suficiente para cubrir los costes de mantenimiento. No sólo en términos de rentabilidad financiera, sino también en términos de rentabilidad social, ya que existe un beneficio directo para la sociedad en términos de ahorro de tiempo, entre otros.

Los autores del estudio, Ofelia Betancor (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y FEDEA) y Gerard Llobet (Centro de Estudios Monetarios y Financieros y Centre for Economic Policy Research), plantean en las conclusiones del mismo que este tipo de inversiones sólo se entienden si se plantea en términos de costes hundidos. La inversión inicial se implementaría sin esperar una rentabilidad que permitiese, al menos, cubrir costes, sino con el objetivo de generar unos ingresos de explotación que permitiesen cubrir los costes de mantenimiento de la infraestructura.

La pregunta es si quizá hubiese sido mejor, teniendo en cuenta esos costes hundidos, realizar inversiones en líneas puntuales y no desarrollar un entramado ferroviario peninsular de este calado, con el incremento del gasto público que conlleva. Quizá hubiese sido necesario invertir en ciertas líneas claramente importantes, por peso demográfico y actividad económica o, por otro lado, adaptar ciertas líneas que hoy ni tienen AVE, ni cuentan con infraestructuras de este siglo. Esta adaptación consistiría en ciertas mejoras técnicas que desconozco, pero encaminadas a introducir, con el menor coste posible y, por supuesto, con estándares de calidad y eficiencia, mejoras que incrementasen la competitividad de nuestro sistema ferroviario.

En definitiva, podemos estar contentos con el hecho de que España está a la vanguardia en este tipo e infraestructuras; podemos estar de acuerdo con el hecho de que los costes de mantenimiento son cubiertos por los ingresos de explotación. Con lo que no podemos estar satisfechos es con la nula rentabilidad derivada de la inversión inicial.

Vía| Libremercado

Más Información| FEDEA

Imagen| Líneas de Alta Velocidad en España

En QAH|¿Qué efectos tendrá la construcción del ave Madrid Alicante?

RELACIONADOS