Uncategorized 


Ucrania, de guerra civil a crisis internacional

Ucrania se encuentra en estos momentos ante la posibilidad de una guerra con Rusia. Los acontecimientos de los últimos meses, que han llevado al país al límite de una guerra civil, han tomado un giro inesperado con la intervención de Rusia y están ante una grave crisis internacional. Es importante conocer qué lleva sucediendo en Ucrania desde el mes de noviembre para poder entender cómo Rusia se ha valido de la debilidad del Ejecutivo ucraniano para iniciar este pulso de poder.

El inicio de las protestas
En noviembre de 2013 las protestas daban comienzo cuando el Gobierno ucraniano abandona la elaboración del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (un paso obligatorio para la preadhesión a la UE). El ejecutivo liderado por Yanukovych cambiaba su estrategia política y decidió acercarse más a Rusia, en detrimento de la UE, aceptando en diciembre un préstamo de 15.000 millones de dólares y un abaratamiento del petróleo ruso. Ante este inesperado cambio en la política nacional, los habitantes de Kiev salen a las calles para reclamar la continuidad del proceso de acercamiento a la UE. En un país marcado por la corrupción política, la pobreza y el subdesarrollo de servicios e infraestructuras, muchos veían en la Unión Europea la solución a estos problemas. Lo que comienza como una protesta pro europea, de ahí el nombre “Euro Maidán” ( Plaza Europa), acaba siendo una batalla por debilitar a un gobierno que lleva meses hundiendo al país en una profunda recesión económica. Tampoco se salva de las criticas el presidente electo Yanukovych, que ha ido perdiendo legitimidad según iba añadiendo poderes sobre su persona.

Autor: AmakuhaLa fecha clave que pone a Ucrania en el punto de mira es la noche del 30 de noviembre. Esa noche el presidente Yanukovych envía a los “Berkut” ( antidisturbios) para dispersar las protestas de “Euro Maidán”,mientras que  los medios de comunicación se distribuyen las primeras imágenes de la brutalidad policial contra la población. Las protestas que hasta el momento habían transcurrido de forma pacífica, toman un carácter beligerante cuando los manifestantes ocupan el centro de Kiev y otras capitales ucranianas, a la vez que edificios gubernamentales.

La situación se agrava cuando el 16 de enero el Gobierno aprueba una serie de leyes que criminalizan el acto de reunión o manifestación por vía penal, las conocidas como “leyes dictatoriales”. Las reacciones no se hacen esperar y Yanukovych se escuda en que las protestas están poniendo al límite la estabilidad del país.

Ante la escalada de violencia por parte de manifestantes y fuerzas del orden, con un saldo de 4 muertos y cientos de heridos, el 28 de enero la Rada deroga las “leyes dictatoriales” y el primer Ministro Nikolai Azárov dimite de su cargo. El Parlamento comienza a elaborar una ley de amnistía para 268 activistas imputados por su relación con el “Euro Maidán” y tras unas votaciones plagadas de irregularidades el texto se aprueba. El 17 de enero entra en vigor la amnistía para imputados por causas políticas desde el 27 de enero al 2 de febrero. Los manifestantes a cambio devuelven al Gobierno el control del ayuntamiento de Kiev y de otros edificios gubernamentales. Desafortunadamente esta “tregua” entre Gobierno y Oposición dura menos de dos días y el 20 de febrero la violencia llega a su punto álgido poniendo al país al borde de  una guerra civil. Ese día que pasará a la historia como el “Jueves Sangriento”, se saldó con más de 100 muertos según la agencia EFE y en torno a 500 personas heridas. El Gobierno llevó al límite sus atribuciones cuando autorizó al ejército, sin apoyo de la Rada,  a utilizar munición real y armas de combate para dispersar a la multitud  que ocupaba las calles de Kiev. Los Ministros de Exteriores de Francia, Alemania y Polonia que se encontraban reunidos en Ucrania para hacer de mediadores diplomáticos adelantan las sanciones de emergencia que impuso la UE al Gobierno por su descontrolada actuación. Los actos también son criminalizados por la Rada Suprema que el día 21 aprueba sin el consentimiento del presidente y de su partido, el Partido de las Regiones, reinstaurar la Constitución de 2004 y destituir a Viktor Yanukovych del cargo de presidente. El ex mandatario no acepta esta decisión y acusa a la oposición de orquestar un Golpe de Estado y abandona Kiev. El 22 es nombrado presidente interino el líder del partido de la oposición “Patria”, Oleksander Turchinov, mano derecha de la liberada  Yulia Timoshenko. Ese día además las fuerzas de seguridad juran fidelidad a la Rada y a la Constitución de 2004. El 24 de febrero todos los diputados votan a favor de emitir una orden de búsqueda y captura contra Yanukovych, exiliado en Rusia, por violación masiva de los Derechos Humanos.

Conflicto en Crimea

Autor: Mstyslav Chernov

La situación vuelve a complicarse los primeros días de marzo cuando Rusia, en apoyo al presidente depuesto y a la población con visado ruso, despliega tropas de combate en Crimea y en puntos fronterizos clave. Desde ese momento la tensión no ha dejado de ir en aumento, se han producido deserciones en las filas ucranianas, altos cargos militares se han pasado al ejército ruso y Putin ha obtenido la aprobación del Senado para intervenir en Ucrania en caso de que los intereses nacionales peligren. El nuevo presidente ucraniano habla de declaración de guerra por parte de Rusia y los pesos pesados europeos como Francia y Reino Unido, al igual que EEUU, han mostrado su apoyo al nuevo Gobierno amenazando a Rusia con graves sanciones económicas y políticas, entre ellas la expulsión del G8.

La región de Crimea, perteneciente a Ucrania desde 1954, se ha desvinculado del Gobierno de Kiev y la población prorrusa quiere volver a ser parte de nación de Putin. Los diputados del Parlamento prorruso de Crimea han declarado la independencia de la Península de Ucrania, a pocos días del referéndum del domingo donde los crimeos decidirán si se unen o no a la Federación Rusa.”Una declaración de independencia de la República Autónoma de Crimea y de la ciudad de Sebastopol” ha sido adoptada por 78 de los 81 diputados presentes, según un comunicado de este Parlamento, considerado ilegal por las autoridades de Kiev.

Los sucesos de Maidán parece que han sido muy hábilmente utilizados por Rusia, que veía como con la partida de Yanukovych su influencia en Ucrania iba a desaparecer. La que fue hace años una potencia mundial  quiere volver recuperar ese estatus y de paso anexionarse una región que muchos rusos consideran un regalo injusto a Ucrania. Restaurar el área de influencia ruso en los antiguos aliados soviéticos es clave para que Rusia vuelva a ser la gran potencia que fue antes de la caída del muro de Berlín en el 91.

En estos momentos la historia sigue escribiéndose y de continuar los sucesos como hasta ahora, la tensión irá en aumento. Cada minuto cuenta y la diplomacia tiene que saber jugar bien sus cartas, al igual que los actores internacionales, si quieren evitar un fatal desenlace.Es cierto que dentro de Ucrania hay división entre prorusos y proeuropeos, pero los ciudadanos ucranianos no deben permitir que  tantos meses de lucha y tantas muertes sólo sirvan para lograr una solución para la provincia de Crimea.Claramente las potencias internacionales no están mirando por el bien del pueblo ucraniano y están aprovechando el tira y afloja entre Estados Unidos y Unión Europea frente a Rusia para hacer una demostración de poder internacional. Mientras tanto el nuevo Gobierno ucraniano, marcado por una clara tendencia de extrema derecha y nacionalista, tiene pendiente devolver al pueblo la libertad perdida y crear un Estado de Derecho. Es vital que esto no se olvide y que se celebren elecciones en mayo, para demostrar la verdadera legitimidad del Gobierno actual. De no ser así habremos presenciado como Occidente respaldaba un Golpe de Estado y utiliza una revolución social para poner un gobierno favorable a sus intereses, dejando de lado las aspiraciones de millones de personas que quieren vivir en una Estado más justo y libre.

Imagen| The guardian,Amakuha

En QAH | Ucrania al borde de la bancarrota, ¿Qué pasa con Ucrania?, El acuerdo de asociación con la UE

RELACIONADOS