Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Turner, un revolucionario de la pintura

Tras la noticia del pasado estreno de la película “Mr. Turner”, donde se presenta a este artista desde su vertiente más personal (primera película que trata sobre este personaje), conoceremos a éste desde su faceta más conocida, la de pintor.

Autorretrato, Turner (c. 1799). Tate Britain

“Autorretrato”, Turner (c. 1799). Tate Britain

Joseph Mallord William Turner (1775-1851), pintor romántico inglés especializado en paisajes, nació y murió en Londres. Aunque en su época fue considerado un artista controvertido, posteriormente es reconocido por su dinámico tratamiento de los efectos de la luz natural en los temas de paisaje y marinas, considerándosele el pintor de la luz. Su obra es determinante para el desarrollo del Impresionismo.

Las dificultades económicas familiares, le llevaron a trabajar en un taller de grabación. Estudió en la Royal Academy of the Arts, y en 1802 fue elegido miembro de la misma. Realizó numerosos viajes a través de Inglaterra, Escocia, Francia, Suiza e Italia (le marcarían en su producción posterior). Sus primeras obras fueron principalmente acuarelas de paisajes. Expone sus primeros óleos, algunos con la misma vibración cromática de sus acuarelas. Es considerado un artista con influencia de los clasicistas franceses, Poussin y Lorrain. Su obra transmite cierta nostalgia literaria de la época; destaca la arquitectura gótica y medieval que confiere un toque Revival.

PERÍODO 1800-1820: Pintó numerosas escenas mitológicas e históricas de suave colorido y énfasis en los contornos y detalles. Se percibe influencia del paisajista francés Lorrain en la utilización de efectos atmosféricos, “Sol naciente a través del vapor” (1807), y en el tratamiento de las formas arquitectónicas, “Dido construyendo Cartago” (1815). Realizó numerosos grabados, de ruinas y de temática pintoresca, para su inacabada “Colección Liber Studiorum” (1806-1819). En 1802, en viaje por Francia visita el Museo del Louvre. En 1819 viaja hasta Italia, imágenes y recuerdos italianos marcarán su producción artística.

PERÍODO 1820-1835: Se caracteriza un colorido más brillante y difuminación de la luz. En dos de sus mejores obras, “La bahía de Baïes” (1832) y “Ulises ridiculizando a Polifemo” (1829), la utilización de la luz proporciona reflejos cromáticos, difumina las formas topográficas y arquitectónicas y las sombras. Realizó ilustraciones para libros de topografía y una colección de acuarelas con escenas venecianas.

Lluvia, vapor y velocidad

“Lluvia, vapor y velocidad. El gran ferrocarril del Oeste”, Turner (1844). National Gallery de Londres

PERÍODO 1835-1845: El genio artístico de Turner alcanza su punto culminante a lo largo de este último periodo. En obras como “Tempestad de nieve” (1842) y “Lluvia, vapor y velocidad” (1844) logra un vibrante sentimiento de fuerza, presenta los objetos como masas amorfas con una luminosa neblina de color, plasmando la fuerza del mar y el ritmo de la lluvia, todo ello, con la finalidad de producir sugestiones poéticas y, a veces, simbólicas. Es característico el interés por las posibilidades expresivas de la pintura que le lleva a una abstracción casi total.

Como características generales de su pintura, hay que destacar su dedicación de forma monográfica al paisaje libre, abandonando el paisaje mitológico y haciendo una renovación del paisaje a través de:

  • La fuerza de la Naturaleza y los elementos.
  • Retórica iconográfica: montañas, cascadas, mar, naufragios. Los naufragios como temática melancólica.
  • Estudios sistemáticos del color y de la pincelada, comienza a utilizar colores puros (rojo, amarillo, azul…) que triunfarán en el Impresionismo.
  • Las formas pierden peso y gravedad, desmaterialización, atmósfera y luz.
  • Disolución de las formas, de los límites.
  • Realización de paisajes sobreactuados.
  • Paisajes de la vida moderna pero de una forma sensorial, sin complicación.

Vía| Wikipedia, ArteHistoria

Más información| El País Cultura, rtve.es

Imágenes| Autorretrato, Lluvia, vapor y velocidad. El gran ferrocarril del Oeste

En QAH| La pervivencia del Romanticismo: siglos XIX y XX, El Romanticismo: nueva visión, nuevo comienzo

RELACIONADOS