Neurociencia 


Tu cara no me suena (II)

El diagnóstico de la agnosia visual se confirma cuando hay problemas para reconocer algunos objetos, personas o colores, habiendo descartado previamente la existencia de déficits visuales, estados alterados de la consciencia o de la atención y de intoxicaciones.

Mujer sin rostro.
Una vez confirmada la existencia de la agnosia, nos centraremos en la dificultad para el reconocimiento de caras, conocido como prosopagnosia (expuesto anteriormente en Tu cara no me suena) y que posee una amplia variedad y gravedad, como: no poder dibujar un rostro, dificultades para reconstruir un rompezabezas sencillo de un autorretrato, reconocer solo algunos rasgos faciales, saber la emoción expresada sin reconocer el rostro o no reconocer tu propia cara ante el espejo.

El primer nivel para saber que una cara es una cara es presentar al paciente imágenes de objetos y rostros aleatoriamente para que pueda distinguirlas. Una vez superada esta prueba, presentaremos al sujeto una serie de fotografías duplicadas e idénticas repartidas entre dos filas, las cuales deberá de emparejar.

 La presentación mediante imágenes estáticas y descontextualizadas se haría para dificultar el reconocimiento, ya que cuando las caras u objetos van acompañados de un ambiente acorde y de movimiento es más fácil su reconocimiento por deducción. Este tipo de pruebas se realizaría para agnosias aperceptivas.

Una vez descartada la agnosia aperceptiva podemos pasar a tareas para agnosias asociativas. Las mas básicas consisten en emparejar el mismo rostro desde diferentes planos (cara y perfil) y  en edades o épocas diferentes.

Además, existen otros niveles más complejos relacionados con el reconocimiento de caras e información relacionada con las mismas, que involucran a las emociones, la memoria o el lenguaje.

Sin rostro.

Con respecto a las emociones podemos citar el Síndrome de Capgras, curioso fenómeno en el que se percibe a un familiar como un impostor, como si hubiera sido sustituido por un doble exactamente igual. Esta sensación es provocada por una desconexión con el sistema límbico sin que existan déficits en el reconocimiento. Sabes que es él, pero sientes que no es él.

La emocionalidad también se vincula con la familiaridad de las caras, permitiendo clasificar caras entre familiares y no familiares, aunque éstas no hayan sido reconocidas previamente.
Relacionando la familiaridad y la memoria encontramos las paramnesias, que son falsos reconocimientos de personas o falsa sensación de familiaridad por un posible fenómeno de confabulación.

También se han evidenciado déficits máspuramente mnésicos como la amnesia semántica para las caras, que impide el reconocimiento de rostros al ser incapaces de recordar datos de la persona en cuestión.

Por otro lado, hay sujetos que ven una cara conocida porque hacen un buen análisis de sus rasgos faciales pero son incapaces de evocar su lugar de nacimiento, qué relación les une, su profesión o sus aficiones. Estos nodos de información con respecto al sujeto observado están intactos y pueden ser activados cuando se reconoce a la persona por su nombre u otros rasgos, lo que nos indica que tanto el reconocimiento de rostros como la memoria semántica se encuentran perfectamente, aunque desconectados. A este fenómeno se le denomina prosopamnesia.

ProsopagnosiaComo fenómeno más común relacionado con estos problemas de identificación podemos citar la prosopanomia, que consiste en no recordar el nombre de la persona aunque hayamos accedido a todos los datos referentes a la misma. La prosopanomia podríamos categorizarla más bien como un problema lingüístico, ya que se produce por un problema de acceso al léxico.

La prosopagnosia puede aparecer junto a variantes extrañas como: la incapacidad de distinguir tu mascota de otras de la misma especie o un pastor diferenciar cada una de sus ovejas (azoognosia), la dificultad para reconocer marcas y logotipos, la pérdida en la capacidad para distinguir colores, incluso llegando a ver en tonos grises (acromatopsia) o la incapacidad de apreciar la belleza en un rostro (caliagnosia).

Vía | Portellano, J.A.; Neuropsicología de la prosopagnosia (2007), Prosopagnosia ¿entidad única o múltiple?

Más información| Procesamiento de caras.

Imagen| Mujer sin rostro, Sin rostro, ProsopagnosiaTu cara no me suena,

En QAH| Tu cara no me suena, Mi padre es un impostor: el Síndrome de Capgras.

RELACIONADOS