Historia 


Tras el fantasma del dictador: el búnker de Hitler tras su muerte

William Vandivert fotografiando el búnker
El 30 de abril de 1945, en su búnker de Berlín, Adolf Hitler, absolutamente derrotado, se daba muerte junto a su reciente esposa Eva Braum y ordenaba, supuestamente, que sus cadáveres no fueran nunca presa del invarsor soviético, que estaba ya a pocos kilómetros de Berlín, en una marcha soviética inalterable hacia el corazón del Reich y hacia el final del largo y sanguinario proceso bélico que empezó el fuhrer en septiembre de 1939 con la más absoluta de las euforias.
En mayo de 1945, cuando Hitler era ya el fantasma de lo que había sido, cuando la II Guerra Mundial era ya cuestión de una loca carrera por llegar el primero a Berlín, el fotógrado William Vandivert, de la revista LIFE, que tenía 33 años por aquel entonces, fue el primer reportero occidental que pudo entrar en el búnker de Hitler, una vez esta carrera alocada por llegar a Berlín fue ganada por los soviéticos. Las fotos fueron tomadas con flash, debido a que no había luz alguna en el búnker, salvo el de unas velas. Para cuando llegó el fotógrafo, como veremos a continuación, el búnker estaba completamente destrozado por unos soviéticos, auténticas rapiñas, que devoraron todo a su paso en busca de algo de valor que llevarse del búnker donde el hombre más poderoso de aquellos años había decidido los destinos de millones de personas.
Imágenes | English-Russia
RELACIONADOS