Jurídico, Uncategorized 


Transporte de animales de compañía

Últimamente los medios de comunicación no hemos parado de escuchar hablar de la nueva campaña de la DGT que dio comienzo el 9 de julio para la prevención del consumo de drogas al volante. Primero fueron los controles de alcoholemia y ahora antidrogas, y todo ello para tratar de reducir el número de accidentes que se producen en las carreteras españolas pero, ¿Qué ocurre con los accidentes de tráfico provocados por animales?

Seguro que muchos aún no os habéis ido de vacaciones y estáis planificando algún viajecito o alguna escapada para aprovechar  unos días de sol y playa. Uno de los inconvenientes puede ser viajar junto a nuestra mascota en coche, puesto que muchas veces, no sabemos cómo transportarlos de un modo seguro, tanto para nosotros como para el animal.

Los datos revelan que, año tras año, se producen miles de accidentes de tráfico con víctimas o daños materiales relacionados con animales. Los casos en los que se relacionan directamente mascotas y seguridad vial se concentran en tres situaciones principalmente:

• El animal es atropellado tras un abandono o pérdida.
• El animal circula como peatón con su dueño.
• El animal es ocupante de un vehículo.

No obstante, el artículo está orientado al último de los supuestos, ya que una de las principales motivaciones que me ha llevado a escribir de este tema es el desconocimiento absoluto de la población en general acerca de cómo viajar con animales y, en concreto, con perros.

Un animal suelto en el vehículo puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente y la gravedad de sus consecuencias, de ahí que sea fundamental la utilización de medidas de prevención.

Sobre el transporte de animales de compañía, la normativa actual no indica específicamente nada y solo en el Reglamento General de Circulación, en el artículo 18.1, se explica que el conductor del vehículo esta obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, añadiendo que deberá cuidar especialmente de mantener la adecuada colocación de los objetos o animales trasportados.

A la hora de elegir un sistema de sujeción seguro, hay que optar por los que están homologados mediante normas europeas, por ejemplo, ECE R17 o DIN 75410-2. De entre ellos destacan:

Arneses: Sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad.

Rejilla divisoria: Hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como del montaje de la rejilla, de modo que se optará por aquellas que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2.

Barras separadoras: Es un entramado de barras horizontales y verticales que se adaptan a la altura y anchura del coche, impidiendo que el animal pase a la zona de los pasajeros.
Transportín: Es uno de los métodos más seguros. En caso de disponerlo en el maletero (para perros de gran tamaño) se colocará lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha.
Toda esta información es de gran interés, ya que son varias las personas a las que he escuchado que han sido paradas por la Guardia Civil para comunicarles que el modo de transportar los perros (únicamente con un arnés al que antes he hecho referencia) no es el correcto, y que de no hacerse con una malla o con barras separadora para el coche serán multados. Pues bien, informaros que no es posible que os sancionen si lleváis al perro con alguna de las medidas arriba señaladas, ya que no hay normativa expresa al respecto.
Frente a la falta de una normativa, lo único que queda claro es que los animales son una gran fuente de distracción para el conductor , de tal forma que la Guardia Civil si podría proceder a la inmovilización inmediata del vehículo, con la consiguiente sanción económica, en caso de que las posibilidades de movimiento y el campo de visión del conductor del vehículo resulten sensible y peligrosamente reducidas, por el número o posición de los pasajeros o por la colocación de los objetos transportados, estando incluido los perros y animales domésticos en general en dicho concepto.
Imagen| Transporte de perros, Transporte de mascotas
RELACIONADOS