Coaching y Desarrollo Personal 


Transformar lo negativo en positivo

Pensamiento positivo

Pensamiento positivo

Las técnicas de coaching se suelen basar en un método muy sencillo: primero habría que identificar los puntos que no funcionan de forma adecuada en un sujeto concreto para, posteriormente, establecer una negociación entre ambos donde se ponga en rpáctica el método adecuado para alcanzar el éxito.

En general, las técnicas de coaching consisten en visualizar, intuir, usar la creatividad, reestructurar, experimentar el aquí y ahora, actuar “como si”, crear confianza o tomar decisiones. Otro de los procesos que supone una de las bases del coaching es el que consiste en transformar los pensamientos negativos en positivos.

Para entender como influyen los pensamientos negativos en nuestro ámbito personal y laboral hay que comprender que nuestro comportamiento está extremadamente influenciado por cada pensamiento que generamos.

Está comprobado que los comportamientos son el resultado de los pensamientos, ya que, primero se presenta el pensamiento y después se presenta un sentimiento determinado. Cuando una persona logra entender el proceso que va desde el pensamiento a la acción, pasando por el sentimiento, está en disposición de controlar las emociones y las acciones negativas, transformando los pensamientos limitantes, en positivos.

Todos los pensamientos negativos van a conducir a actos negativos, y éstos conllevan consecuencias perniciosas. Por lo tanto, para erradicar este tipo de consecuencias, debemos trabajar primero en la identificación de los pensamientos negativos y después en su transformación en positivos.

Para identificar los pensamientos, la persona debe ser plenamente consciente de sus verbalizaciones internas, ya que éstas tienen un alto impacto sobre nuestra forma de actuar a lo largo del día. Algunos ejemplos de las verbalizaciones internas negativas son: “no soy bueno en nada”, “no puedo ni tomarme un respiro” o “nunca podré superarlo”.

El proceso a seguir para realizar los cambios consistiría en:

1. Identificar un objetivo negativo objeto del cambio.

2. Anotar el pensamiento objeto del cambio.

3. Reflexionar sobre ese pensamiento.

4. Preguntarse a sí mismo si le beneficia dicho pensamiento.

5. Reflexionar sobre cómo puede cambiar sus verbalizaciones negativas.

6. Cambiar la frase por otra afirmación positiva, ¿Cuál es la creencia opuesta positiva?

7. ¿Cómo mantendrás esos beneficios con la nueva creencia?

Al transformar la frase en una positiva, los sentimientos serán también positivos al igual que lo serán los comportamientos. Esta técnica requiere bastante práctica, pero una vez dominada nos permitirá obtener buenos resultados.

Relajarse en lo positivo

Relajarse en lo positivo

La finalidad es que la persona se escuche a sí misma y que sea también capaz de operar un cambio en su conducta a través del control de sus pensamientos. Como apuntamos al principio, es también una técnica que va a servir de base para el resto de procedimientos típicos en un proceso de coaching.

 

“El cambio está en tu mente así que, ¿en qué estás pensado?”

 

Vía| Soy la vida

Más Información| Miriam Net

Imagen| Pensamiento positivo, la ranita

En QAH| Sesión inicial de coachingElaborar el Plan de AcciónCoaching, ¿herramienta o proceso?

RELACIONADOS