Economía y Empresa 


Transferencias sin rastro: ¿conoces el Hawala?

El exponencial incremento de las migraciones en las últimas décadas ha generado importantes flujos de divisas enviadas de forma periódica por los inmigrantes a sus lugares de origen. Muchos de ellos proceden de países del sur del continente asiático, con una acusada inestabilidad política que genera en estos expatriados gran desconfianza hacia sus respectivos gobiernos y sistemas bancarios; de ahí que, en lugar de recurrir al sistema bancario convencional para enviar dinero a sus familias, utilicen sistemas alternativos sorprendentemente antiguos como el hawala (árabe), el chop (chino), el padala (filipino) o el phei kwan (tailandés).

El hawala o hundi es uno de los mecanismos de transferencia informal de fondos (THAWALA GRAFICOIF) más utilizado actualmente en el mundo. La palabra hawala significa “transferencia” o “cable” en la jerga árabe, y hace referencia a un sistema informal de envío de dinero de un lugar a otro a través de proveedores de servicios conocidos como hawaladars. El cliente que precisa el envío contacta con un mediador -el hawaladar-, le entrega los fondos en la moneda del país y a cambio obtiene un código de identificación o clave. El hawaladar contacta con su homónimo en el país de destino y le ordena la entrega de un importe equivalente, convertido ya a la divisa del país receptor, a una cuarta persona, que es el beneficiario final de los fondos.

Las principales características del hawala son la confianza, un arraigado sentido del honor y el uso de una amplia red de conexiones familiares y corresponsales a nivel mundial y local. Los hawaladars suelen ser personas que gozan del respeto dentro de sus comunidades, y por ello la entrega del dinero a su destinatario está garantizada. La liquidación de la deuda puede realizarse por la existencia de débitos adquiridos previamente, si bien lo más común es que los hawaladars sean socios y la transferencia de dinero forme parte de sus relaciones comerciales, que suelen saldar mediante la manipulación de facturas. Así pues, el éxito de esta transferencia informal de fondos se sustenta sobre cinco pilares:

1. Bajo coste: las comisiones son muy bajas y en muchas ocasiones extraídas de los diferenciales producidos por los tipos de cambio.
2. Eficacia: la transacción puede ejecutarse en 24 horas en contraste con el mayor tiempo que puede requerir una transferencia internacional.
3. Ausencia de burocracia: para una persona que reside y trabaja de forma ilegal en un país puede resultar complicado abrir una cuenta corriente en una entidad bancaria.
4. Ausencia de justificación documental: muchas personas prefieren permanecer en el anonimato incluso aunque el dinero tenga una procedencia legal.
5. Evasión de impuestos: en el sur del continente asiático el porcentaje de economía sumergida es muy elevado, y el envío de dinero mediante canales oficiales facilita la inspección de las autoridades fiscales.

La seguridad y el anonimato que proporciona el hawala lo convierten en un mecanismo especialmente atractivo para la fuga de dinero, el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo; se le ha relacionado con la captación de fondos para la organización yihadista Al Qaeda, e incluso la inteligencia norteamericana lo señaló como el método de financiación utilizado por los grupos que atentaron el 11-S. Además de las actividades ilícitas, el hawala tiene importantes consecuencias económicas difíciles de cuantificar: los expertos aseguran que con este método se mueven más de 200.000 millones de dólares que escapan al control de los países porque no aparecen registrados en sus respectivas balanzas de pagos. Se estima que en España hay entre 200 y 300 hawaladars, gran parte de ellos localizados en Cataluña, que mueven más de 300 millones de euros al año.

HAWALA IMAGENAl tratarse de un sistema transfronterizo, la aplicación de medidas de control resulta compleja porque la diversidad de sistemas jurídicos y contextos económicos, que varían de un país a otro, hace difícil establecer un enfoque homogéneo para que las autoridades puedan responder de manera coordinada; recordemos que el éxito de esta transferencia informal de fondos se basa en las relaciones de confianza entre los intermediarios y sus clientes, así que tal vez la estrategia más eficaz pase por ayudar a esos colectivos a integrarse en patrones fiscales, administrativos y de control del país de destino para así evitar que adopten los patrones culturales y sociales de sus lugares de procedencia.

Con el esfuerzo coordinado de todos los países para abrir el acceso a los servicios financieros y generalizar su uso a través de la sencillez y el precio se podría lograr que el dinero de las remesas legales se canalizase por los circuitos bancarios tradicionales, y de esta forma aislar aquellas otras transacciones que corresponden a actividades ilícitas o clandestinas.

Vía| Estrategia financiera

Más información| Prevención de blanqueo de capitales y de la corrupción,palabras gruesas, te interesa

Imágenes| gráfico,foto

En QAH| ¿De dónde viene la expresión “blanquear dinero”?

RELACIONADOS