Coaching Profesional, Reflexiones 


Todos los comienzos tienen el mismo principio: da el paso

Las aventuras más grandes a menudo tienen los comienzos más pequeños. Proyectos que a simple vista parecen diminutos, insignificantes, pueden llegar a convertirse en grandiosas historias. Historias que tan sólo precisan de tres claves: valor, decisión y auto-confianza.

La vida está repleta de obstáculos: montañas por escalar, caminos por recorrer, vacíos por llenar. Es la viva imagen de la Caja de Pandora, el cofre en el que cada individuo mantiene ocultos sus sueños, sus metas, por temor a convertirse en víctima de la fantasía, de la ilusión, de la utopía. Es ese el yugo al que nos sometemos los seres humanos lo que nos acobarda e impide que salgamos al paso día a día. Y los principiosno son aquello a lo que tenemos miedo, lo que nos asusta, lo que se esconde debajo de nuestra cama cada noche; son los finales, lejanos, aparentemente impracticables, los que, desde el futuro, nos observan desafiantes.

Todos los comienzos tienen el mismo principio

Todos los comienzos tienen el mismo principio

¿Por qué el valor es necesario para comenzar a escribir nuestra propia novela? ¿Por qué hemos de tomar una decisión? ¿Por qué estamos obligados a confiar en nosotros mismos? En primer lugar, porque hasta el más largo de los viajes empieza con sólo un paso. La diferencia la marca el sentido que decidamos tomar, aquello que aún está por llegar, o aquello que ha sucedido ya. Seguidamente viene la toma de decisiones, los juicios que nos hacemos a nosotros mismos para barajar si compensa que seamos osados o no con ese nuevo propósito. No podemos vivir continuamente en la duda, porque, como diría Vicente Ferrer, “la duda es la herida de la mente en el alma“. En tercer y último lugar, estamos obligados a confiar en nuestras capacidades, en nuestras inquietudes, incluso en los sueños y en las metas que hemos encerrado en la Caja de Pandora. La razón es sencilla, la confianza no se gana, se da, o no se da. Y, ¿a quién confiaremos nuestra vida si no nos encargamos de creer primero en nosotros mismos?

¿Por qué vamos a quedarnos de pie, temblando, por un mañana que desconocemos? Demos el paso, pues aunque los comienzos tengan todos el mismo principio, los finales pueden ser tan diferentes como nosotros queramos.

Vía| Sobre Leyendas

Imagen| La quinta avenida

 

RELACIONADOS