Actualidad Jurídica, Jurídico 


La jurisdicción de “Todo por España”

Cuando una persona entra a formar parte de las fuerzas armadas debe asumir que, como miembro del cuerpo militar, está sujeto al estatus jurídico propio del Ejército o la Armada. Es decir, está sujeto a las normas propias del Derecho Militar.

ejercito1

#actualidadQAH

Estar al servicio de España y defender su bandera es un oficio atractivo para muchos jóvenes, que asegura un sueldo y una estabilidad profesional, pero que conlleva serias obligaciones para los soldados. Y, desde luego, el principio de jerarquía y la obediencia a los mandos superiores ha sido desde hace siglos una característica definitoria de la vida castrense. Si un civil puede discutir con su jefe, un soldado debe cuidarse mucho de caer en desobedecer a un superior, pues la disciplina es un principio básico para alcanzar los fines encomendados al Ejército.

En fuertes discusiones con su Capitán entró una soldado que, habiendo ingresado en el Ejército de Tierra en 2009, comenzó a encadenar distintas bajas médicas en 2012 que finalizaron con la resolución de su contrato en julio de 2013. A lo mejor éste no es tu sitio y te tienes que buscar las habichuelas en otra parteseguramente te pida el cese de la Unidad, porque tú no te vas a incorporar aquí, ¿verdad?” o “no eres digna de estar en el Ejército español, lo sabes ¿no? Porque tú todos los meses cobras ¿verdad? No eres digna de poder entrar en esta compañía”.

La cuestión de fondo es que el Capitán recriminaba a su subordinada el hecho de estar continuamente de baja  -primero por una lesión física, después psicológica- y le pedía que firmase su baja voluntaria, cosa a la que ésta se negaba. La soldado denunció al Capitán por un delito de abuso de autoridad.

El Código Penal Militar tipifica este delito en el Capítulo III del Título Quinto, dentro de los denominados delitos contra la disciplina. El bien jurídico protegido es doble, por un lado respetar el correcto uso de la “auctoritas” en su ejercicio por los mandos y oficiales y, por otro lado, salvaguardar la integridad y dignidad de los subordinados. El artículo 104 nos dice que “El superior que maltratare de obra a un inferior será castigado con la pena de tres meses y un día a cinco años.” Y el artículo 106 prescribe que “el superior que tratare a un inferior de manera degradante o inhumana será castigado con la pena de tres meses y un día a cinco años de prisión.”

ejercito2

Los diálogos entre el Capitán y la soldado los conocemos porque ésta los grabó con su móvil, premeditadamente y sin conocimiento de su superior. No obstante, y a la vista de los distintos hechos probados, el Tribunal Supremo entiende que, al margen del régimen disciplinario que deba aplicarse al Capitán, estos hechos no son constitutivos del delito pretendido por la soldado, y ello principalmente porque el Tribunal estima que no supone su actuar un “trato vejatorio.

Parece que, a criterio del Tribunal Supremo, lo que el Código Penal Militar pretende tipificar como delito de abuso de autoridad es una conducta basada en un capricho o sinrazón, arbitraria y despótica, mientras que la conducta del Capitán en este caso venía determinada por reprender y terminar con un actuar previo de la demandante, que concatenaba una baja laboral tras otra y parece ser que no observaba una conducta responsable acorde con su obligación profesional.

Vía | El Mundo

Imágenes | Wikimedia  ;  Pixabay

Más Información |  Código Penal Militar ;  Derecho Militar  ;  Ley de la Jurisdicción Militar

RELACIONADOS