Actualidad Jurídica, Jurídico 


Tirón de orejas a Arriaga Asociados

Esta semana hemos podido conocer por los medios de comunicación, una noticia llamativa más que por su contenido, por los agentes implicados en ella; por un lado, un despacho de abogados que ha hecho del marketing la principal arma para transformar su modelo de negocio y ampliar la cartera de clientes; y por otro lado, una organización poco conocida pero que cada día está tomando mayor relevancia en el ámbito de la protección del consumidor por el peso de sus resoluciones.

#ActualidadJurídica

#actualidadQAH

Nos referimos a la resolución dictada por la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (Autocontrol), interpuesta a instancias de la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, por la cual, requiere al bufete de abogados Arriaga Asociados a rectificar una publicidad dirigida a los accionistas de Bankia, para que emprendan actuaciones contra esta entidad después de varias sentencias del Tribunal Supremo, por entender que dicha publicidad induce al error o puede ser engañosa.

Antes de entrar en el fondo de la resolución, se antoja necesario determinar que dicho organismo está constituido como una asociación sin ánimo de lucro perteneciente a la red europea de órganos de resolución extrajudicial de litigios, dependiente de la Dirección General de Justicia y Consumidores de la Comisión Europea y el nombramiento de parte de sus miembros corresponde al Instituto Nacional de Consumo (INC).

Su órgano principal es el Jurado de la Publicidad, pieza clave de nuestro sistema de autorregulación, al ser un órgano independiente y cuyo cometido es la resolución de las reclamaciones interpuestas tanto por personas físicas como jurídicas.

En lo que al fondo del asunto se refiere, como venimos contando, la reclamación interpuesta por un ciudadano individual, iba dirigida hacia una publicidad difundida en la página web de despacho de abogados, en el que se podía leer literalmente “Accionista de Bankia, recupera lo que te pertenece. La Sala Civil confirma que hubo error en el consentimiento por parte de los compradores debido a las graves inexactitudes del folleto de oferta pública”, y en un círculo la frase: “El Supremo nos da la razón”.

En síntesis el denunciante sostenía, que la publicidad da a entender de forma engañosa que las sentencias de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de 27 de enero y 3 de febrero de 2016, que anulan dos contratos de suscripción de acciones de Bankia, han sido interpuestas y representadas por Arriaga Abogados, así como,  pretende hacer ver que ha sido este despacho los que han logrado por primera vez en España anular operaciones de venta de acciones de Bankia, aspectos ambos que no son ciertos.

En este sentido, el jurado de Autocontrol le ha dado la razón al denunciante, aseverando que “el consumidor medio, ante la alegación El Supremo nos da la razón, obtiene el mensaje de que el Tribunal Supremo ha dictado sentencia favorable en un pleito en el que Arriaga ha participado, y no, como defiende ésta, que simplemente ha validado los argumentos utilizados por el despacho en la generalidad de sus demandas, en un pleito llevado por otro despacho de abogados”.

Así mismo, añade el fallo que “No es un hecho controvertido, que Arriaga no ha participado en los procedimientos que han desembocado en las sentencias del Tribunal Supremo a las que se alude en la publicidad reclamada. Por consiguiente, este jurado debe concluir que la publicidad objeto del presente procedimiento resulta incompatible con la norma 14 del Código de Autocontrol, en la medida en que es apta para transmitir un mensaje que no se corresponde con la realidad”, por lo que determina que el anuncio infringe la citada norma, asi como,  el artículo 3.1 del Código Ético de Confianza Online, e insta al bufete a la rectificación de dicha publicidad.

En resumen, en este caso podemos decir que el “cazador ha sido cazado” ya que Arriaga Abogados, que ha inundado los medios de publicidad desde que se dieron a conocer las malas prácticas utilizadas por la entidad bancaria, abalanzándose al cuello de su presa para multiplicar su cartera de clientes, no sin argumentos más que justificados, pero no pudiendo pretender que todo vale a nivel publicitario a la hora de atraer clientes, aspecto que ha sido puesto en relevancia por Autocontrol, denunciando los peligros que puede comportar distorsionar la percepción del consumidor con el bombardeo constante de información.

Vía | Resolución 

Imagen | Autocontrol

RELACIONADOS