Cultura y Sociedad 


Tintín, reportero de los avatares del siglo XX

Con su flequillo siempre inamovible, sus pantalones bombachos y su fiel perro Milú, el joven reportero Tintín ha recorrido el mundo en numerosas aventuras y ha conquistado los corazones –juveniles y más entraditos en años- de millones de lectores.

En 1929 fue cuando el dibujante belga Georges Remi “Hergé” creó este personaje único e inconfundible para un suplemento infantil y juvenil del periódico católico Le Vingtième SiècleLa primera historieta fue Tintín el país de los soviets, cargada de mensajes en contra del régimen comunista. Esta aventura en tierras lejanas se convirtió pronto en un éxito de ventas e incluso se escenificó la llegada de Tintín con un boy scout a la estación de tren de Bruselas.

Se sucedieron las publicaciones y las aventuras de este intrépido joven de edad no aclarada se fueron haciendo con argumentos cada vez más trabajados y  ambientaciones que se van cuidando más; para ello Hergé se documenta profundamente sobre escenarios, edificaciones, tipos populares y costumbres de lugares tan diferentes como los Estados Unidos, el Congo o China.

Con una gran capacidad de camuflaje, en sus historietas  Hergé hizo una crónica muy aguda de la situación política de la Europa antes del estallido de la II Guerra Mundial. Así, con personajes de nombres ficticios y países inventados, ideó unos relatos muy concienzudos del expansionismo imperialista de Japón en tierras chinas (El loto azul) o de las maniobras de anexión del gobierno nazi (El cetro de Ottokar), donde el dictador que hostiga a un pequeño país limítrofe se llama Müsstler, una mezcla de los nombres de Mussolini y Hitler.

El éxito de Tintín fue cada vez a más, las historias aparecidas en revistas se fueron recopilando en libros como hoy las conocemos (esos de lomo amarillo en España) y traduciéndose a más de setenta lenguas; a día de hoy se han vendido más de doscientos millones de libros de este intrépido reportero belga sobre el que, como si de un personaje de carne y hueso se tratara, han corrido ríos de tinta.

A pesar de haber pasado treinta y cinco años desde la última publicación hecha por Hergé, muerto en 1983, se han sucedido numerosos artículos de dudoso gusto sobre las tendencias racistas y de apoyo al colonialismo en las páginas de Tintín en el Congo, que obedecen más a un estereotipo de la época en la que fue publicada que a verdaderos sentimientos racistas. Del mismo modo, igual que con algunas estrellas de Hollywood, se ha querido sacar a Tintín del armario, ya que todos sus amigos y compañeros de aventuras son varones y jamás se ve hacer un comentario sobre mujeres –sólo tiene relevancia la soprano Bianca Castafiore en todos los cómics publicados-.

En definitiva, un personaje el de Tintín que nos pertenece desde hace tiempo, pues dejó hace mucho de ser un suplemento de una revista o una serie de aventuras de un autor. Tintín es el protagonista de flequillo recto y mente rápida de unas aventuras que, tras una revisión, dicen mucho más de lo que creíamos. Porque, a veces, releer las historias de la infancia nos sirve para descubrir que nada tiene una única lectura.

Vía| Spielberg… y “Tintín” se hizo cine, artículo de El País, 20 de julio de 2011.

Más información| Las aventuras de Tintín, Hergé. Editorial Juventud.

Imagen| Los cigarros del faraón, Hergé trabajando en una de las aventuras de Tintín, Tintín

RELACIONADOS