Coaching Profesional 


Tim Minchin: “No busques la felicidad”

¿Qué es la felicidad?

Parece un título un tanto contradictorio respecto a lo que siempre se nos ha dicho, al propio “sentido común” ¿verdad? A esas frases bonitas que vemos en los tablones de las redes sociales tipo: “¿Qué quieres ser de mayor? Feliz”. Pero dadme diez minutos de vuestra vida y os explicaré mi teoría, la elección es toda vuestra si queréis ponerlo en práctica.

¿Qué es la felicidad?

Es un tema que ya se ha masticado muchas veces. Digamos, a grandes rasgos, que es una sensación agradable, de satisfacción, que se experimenta en ciertos momentos de la vida, y que se logra a base de cumplir un objetivo que te has propuesto (no necesariamente laboral). La RAE la explica así: “satisfacción, gusto, contento”. Unos dicen que es disfrutar del camino y otros llegar a la meta. Otros dicen que se vende en botellitas de 25 ml, o que se leen en tacitas con una tipografía especial. Cada uno tenemos nuestra propia versión.

No sé si sabéis algo acerca de Tim Minchin. Es un humorista australiano del que yo he oído hablar no hace tanto y que tiene un humor muy peculiar. Pues bien, Minchin en 2013 participó en el discurso de graduación de la universidad en el que él había estudiado, y dio 9 grandes consejos para la vida a todos los recién graduados que se encontraban frente a él. Uno de esos consejos fue: no busquéis la felicidad. Y a estas cuatro palabras añadió lo siguiente: “Happiness is like an orgasm, if you think about it too much it goes away” (la felicidad es como un orgasmo, si piensas mucho en ella, se va).

felicidad

Regala Felicidad

Y creedme que no sé mucho de la vida porque aún me queda tanto por aprender… pero realmente, creo que tiene razón. No hay que buscar la felicidad. La felicidad se encuentra, pero no se busca, porque si vivimos obcecados en conseguirla, nunca podremos experimentarla libremente. Nos topamos con ella cuando menos nos lo esperamos, y el hecho de que nos sorprenda, de que no la esperemos, incluso de que no nos la merezcamos, hace que el sentimiento sea aún más gratificante. No te plantees grandes metas o a largo plazo y te olvides de los pequeños objetivos que logras día a día.

Y, sobre todo, regala felicidad. A montones, a todos los que te rodean, regálala. Es una de las pocas “cosas” gratis que podrás dar a los demás y te serán infinitamente agradecidos.

 

 

Imagen| b-splendid  babynamesblog

RELACIONADOS