Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


¿Tienes problemas o desafíos?

A estas alturas  podemos ser sinceros, todos tenemos en algún momento problemas en el trabajo, en la familia , con los amigos, con el dinero… Pueden ser grandes o pequeños, más largos o más intensos en el tiempo y da igual la profesión, la edad, el sexo, la formación académica. Los problemas siempre están por ahí. Pero ¿qué podemos hacer con ellos? Generalmente hay dos opciones:

  • O nos quejamos, nos enfadamos, buscamos culpables: Y esto no suele eliminar ni reducir el problema.
  • O podemos convertirlos en desafíos.
Convierte los problemas en desafio

Convierte los problemas en desafio

Esto último es lo que suele hacer la gente que  parece que no tiene problemas. (he dicho parece)

Solemos decir: “ Tengo un problema con mi equipo de trabajo“, es que Fulanito no se entera de lo que le digo, y además parece que Menganito siempre trata de entorpecer el trabajo, por no mencionar a Futanito que siempre va a lo suyo. Todo esto puede ser cierto, pero la pregunta clave es ¿qué puedo hacer yo? Quizá pueda cambiar mi forma de comunicarme con Fulanito para que se entere bien de lo que hay que hacer, o quizá puedo averiguar qué le ocurre a Menganito que parece que siempre entorpece el trabajo, quizás esté estresado, o pase por un mal momento o no tenga la experiencia necesaria -y todas esas situaciones tienen solución-.

Las personas que mejor se enfrentan a los problemas suelen ser las personas con un espíritu resiliente bastante desarrollado. Hace poco leí una definición que es de las que me más me han gustado: “Una persona resiliente es aquella que puede transformar un problema en  crecimiento personal”. Las personas resilientes suelen tener las siguientes características:

– Cuentan con recursos y habilidades para solucionar problemas

– Suelen pedir ayuda cuando la necesitan

– Están convencidos de que cuentan con la posibilidad de hacer algo para solucionar el problema.

– Están conectados con amigos, familia, o personas que les dan un apoyo emocional para sostener la situación.

¿Que no tienes estas características? ¡¡¡No pasa nada!!!

Se adquieren con la práctica, nadie nace siendo resiliente, es una habilidad que se puede ir adquiriendo a lo largo de la vida. Si quieres trabajar tu espíritu resiliente, puedes comenzar con los pequeños problemas del día a día. ¿Que siempre acabas metido en un atasco? Llévate un libro, cambia de ruta, sal un poco antes. Busca una solución, asi cultivarás la habilidad de flexibilidad. ¿Que acabas de llegar nuevo a un trabajo y aún no lo controlas todo? Pide ayuda, a un compañero más cercano, dedica un poco de tiempo a aumentar tu formación. ¿Que tu pareja te ha dejado? Busca el contacto con la familia, con los amigos.

Pero a mí, la característica que más me gusta es la de “Cuentan con la posibilidad de hacer algo para solucionar el problema”. Para mí, esa es la clave de convertir un problema en un desafío, porque el saber que se encontrará una solución siempre te da fuerza para seguir adelante. Al menos a mí ;).

 

Más información: Generando Talento

Fotos | Karadedert

RELACIONADOS