Historia 


Territorio y poder en la Prehistoria (IV)

Llegamos a la última parte de Territorio y poder en la Prehistoria, en la cual vamos a hablar de las jefaturas. Dentro de los paisajes parcelado vamos a encontrar las jefaturas simples, una fórmula de transición entre las tribus y las primeras sociedades estatales (estados no industriales, estados antiguos). Gran parte del conocimiento de las jefaturas procede de la Polinesia. Las fases económicas de una jefatura son dos: el cultivo intensivo (agricultura intensificada con el riego artificial) y comercio de excedentes a nivel interregional.

Espadas de bronce, símbolo del papel guerrero de las jefaturas y estados anitugos

Espadas de bronce, símbolo del papel guerrero de las jefaturas y estados anitugos

Los patrones que regulan estas relaciones son los mismos que en las tribus, el parentesco: matrimonio, filiación, etc. Si bien en este aspecto son iguales tribus y jefaturas, a la hora de ver la regulación política, ya si encontramos diferencias entre ambos tipos de sociedades. Encontramos en las jefaturas una figura central, el jefe. Dicha figura viene vinculada con una regulación  política permanente del territorio que administra. La figura del jefe, aparece rodeada de ayudantes. Estos puestos ya van a ser institucionalizados, van a formar parte del colectivo social, y van a sobrevivir a las personas que los ocupan, van a ser permanentes. Según lo observado en el ámbito polinesio, los jefes ocupan ya puestos a tiempo completo. Las funciones que van a desempeñar son: regulación de la producción; estructurar la explotación del territorio; distribución de los recursos; intercambios en un ámbito interregional de los excedentes…

El estatus social se fundamenta por la antigüedad del individuo en el grupo de filiación. Los jefes suelen reivindicar genealogías muy amplias. Pero no solo la antigüedad legitima, sino que también se tienen en cuenta aspectos tales como los religiosos (son elegidos por una deidad). Un rasgo característico de las jefaturas va a ser la diferenciación del acceso a los medios, esto significa que algunos hombres y mujeres cuentan con acceso privilegiado a recursos y medios. Los desequilibrios entre hombres y mujeres va a disminuir en las jefaturas en relación a bandas y tribus, puesto que las mujeres pueden transmitir antigüedad en el grupo de filiación.

Las jefaturas van a estar vinculadas con las edades del Cobre y del Bronce. Tribus y jefaturas van a generar una nueva forma de interacción con la naturaleza, lo que va a conllevar una nueva racionalidad territorial, actitud positiva y participativa ante el entorno. El paisaje se divide, se cierra, se acota y son más definidos que los anteriores.

Con el desarrollo de las jefaturas, algunos jefes no solo actúan como jefes que redistribuyen, sino como reyes, que erosionan los modelos sociales parentales. Lo que pretende es eliminar ese elemento y las bases parentales de modelos basados del parentesco a favor de una relación clientelar. Es así como nacen las jefaturas complejas.

Zigurat de Uruk, una de las ciudades más grnades de la edad del Bronce

Zigurat de Uruk, una de las ciudades más grnades de la edad del Bronce

Este fenómeno marca el tránsito entre las sociedades del Bronce Final al Orientalizante. El sistema se reconvierte de una relación parental en clientelar. Tiene que ser asumido por la comunidad. En el momento que la sociedad asume esa autoridad, el sistema social evoluciona hacia la generación de elementos sociales regidos por el desigual acceso a las riquezas y el poder. Hay dos grupos: uno superior; que no redistribuye la riqueza; sino que reparte en función del nuevo juego de poder. El otro es el subordinado, que accede a los recursos en virtud de la relación con la élite. Se introducen mecanismos que se engloban dentro del juego del poder:

  • El Control de la población: censos, para administrar el recurso humano.
  • La Magistratura: jueces, códigos de leyes,…
  • La Coerción: el ejército o la policía, es la administración del miedo a la fuerza, que monopolizan la violencia.
  • La Fiscalidad: tributos, impuestos. Es lo que le debe el individuo al estado por los servicios y protección que le son prestados.
  • Legitimación Religiosa: deificación o servidumbre divina, que sanciona la posición de tributo y la coerción física.

La documentación arqueológica de los estados se constata en el III milenio en el Próximo Oriente, mientras que en Europa, es bastante posterior, hasta el segundo tercio del I milenio, con la Edad del Hierro. La organización estatal propicia una interacción con la naturaleza, lo que constata un nivel de intensificación con respecto a las jefaturas. Esto se traduce en un espacio jerarquizado. Dichos paisajes jerarquizados constituyen el paradigma de los paisajes artificiales (canales, límites, fronteras…) completamente piramidales, en los cuales vamos a encontrar varios niveles de asentamiento. Con ello vamos a ver aparecer también problemas de conflicto social, que se van a asentar como tendencia a medida que aumenta la población y la economía se diversifica.

Hemos llegado al fin de las publicaciones sobre Territorio y poder en la Prehistoria. Espero que os haya gustado, os invito a que compartais vuestra opinión sobre la serie, o entablar un debate.

En colaboración con QAH | La Historia Heredada

Vía | Introducción al Reconocimiento y Análisis Arqueológico del Territorio. Ed. Ariel Prehistoria. Barcelona, 2005; Service, E. R, Los Orígenes del Estado y de la Civilización. AU Textos. Madrid, 1984.

Imagen | Historia Antigua

En QAH | Territorio y poder en la Prehistoria (I)Territorio y poder en la Prehistoria (II)Territorio y poder en la Prehistoria (III); ¿Cómo organizaban su espacio los neandertales?

RELACIONADOS