Ciencia, Neurociencia 


¿Tenemos ilusión?

En esta ocasión vamos a hablaros sobre la ilusión. Según la Real Academia Española, la ilusión se define como: 1. Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos. 2. Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo. 3. Viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea, etc. 4. Ironía viva y picante.

Previo a estas definiciones, ya en la poesía de Espronceda se asociaba al sueño, la fantasía y la esperanza, dentro de una realidad que dependía de la actitud y la interpretación del hombre.

Pero… ¿qué entendemos realmente las personas por ilusión? Según un estudio realizado a las personas sobre lo que entienden por ilusión, se generaron diez categorías:ilusion-1

  1. Respuestas que definen y/o relacionan la ilusión con ganas de vivir, motor de vida, energía.
  2. Respuestas como tener ilusión por tener proyectos, hacer cosas, ir hacia una meta, conseguir cosas.
  3. Alegría. Respuestas relacionadas con el concepto de alegría, sonreír, felicidad, fusión de felicidad y sorpresa, optimismo.
  4. Lo cotidiano, lo que da sentido a la vida. Incluye el concepto de lo cotidiano, el día a día, cada instante y al mismo tiempo ver algo nuevo en ello, lo que da sentido a la vida, lo que permite pasar de lo cotidiano a lo permanente.
  5. Fuerza y Perseverancia. Incluye el concepto de fuerza para superar, para luchar, para lograr, para seguir adelante, para conseguir, en la constancia y para perseguir tus sueños.
  6. Incluye el concepto de esperanza, creer, esperanza que lo imaginado se hace realidad.
  7. Capacidad y confianza en uno mismo. Incluye el concepto de sentirse capaz ante las adversidades, capaz para solucionar, para hacer realidad lo imaginado, tus sueños, capacidad y confianza en sí mismo en creer que un sueño es realizable si te lo propones, confianza en lograr las cosas que parecen imposibles.
  8. Ilusión por las personas. Hace referencia a personas cercanas y amadas como hijos, pareja, etc.
  9. Hace referencia a la sorpresa, a la incertidumbre de si conseguirá o no lo propuesto, a ir a por un sueño aunque quizá no se cumpla.
  10. Idea negativa. Esta categoría incluye las respuestas que definen y/o relacionan la ilusión con el concepto de falsa esperanza, estar fuera de la realidad, y mentira.

De las respuestas del estudio y los conocimientos de Psicología se concluyó la siguiente definición de la ilusión:

La ilusión implica un conjunto y una sucesión de actos:

  • Creer en los sueños.
  • Sentirse capaz de diseñarlos y hacer real lo imaginado.
  • Emprender conductas para perseguirlos.
  • Ser perseverante para conseguirlos.
  • Tener esperanza en lograrlos a pesar de la incertidumbre y de las adversidades.
  • Y además, recorrer el camino con ganas y alegría.

Se puede concluir que: “La ilusión no es únicamente la esperanza de algo que está por venir, la ilusión es un conjunto de conductas que conforman el comportamiento del ser humano, tanto cognitivas, fisiológicas, emocionales y motoras, y su puesta en marcha no depende de las consecuencias”.

Y los españoles, ¿qué entienden por ilusión?

Los españoles entienden la ilusión como algo positivo. La palabra ilusión en español tiene varias acepciones, que se pueden resumir en dos: una con sentido negativo que se refiere a engaño y otra con sentido positivo que se refiere a esperanza y viva complacencia. Los resultados de este estudio muestran que para los españoles pesa más la acepción positiva.

También podemos encontrar una relación de la ilusión con diferentes variables:

  • Sexo: Mujeres y hombres opinan lo mismo sobre la ilusión; no hay diferencias.
  • Edad: A diferentes edades no hay diferentes opiniones sobre la ilusión.
  • Estado de salud: El estado de salud de las personas influye al opinar sobre qué significa la ilusión. A más salud mayor intensidad de asociación de ideas o conceptos con la ilusión. Los niveles de asociación de diversas ideas o conceptos con la ilusión por parte de los ciudadanos consultados desde la perspectiva del estado de salud general muestran que el valor medio de asociación, es más alto cuanto mejor es el estado de salud de las personas, por el contrario, la puntuación desciende de forma progresiva a medida que el grado de salud empeora.

Aportaciones psicológicas

El ejercicio de la Psicología Clínica ha permitido observar que las personas afectadas por enfermedades físicas o mentales o por otros problemas o circunstancias de la vida, afirman que han perdido la ilusión en sus vidas. Sin embargo, el ejercicio de la Psicología, a través de la intervención terapéutica, también ha observado cómo esas mismas personas afirman sentir que recuperan la ilusión perdida.

La Psicología ayuda a las personas a volver a ser ellas mismas y a recuperar el control con sus propios valores y fortalezas. De este modo la persona se vuelve a encontrar en condiciones de proyectar su vida hacia adelante y de nuevo tener ilusiones.

Estas observaciones llevan a pensar que la ilusión no es un rasgo permanente, sino un estado cambiante, según las circunstancias de las personas. Visto así no sería una característica con la que se nace, sino algo que se construye, con la cultura, con el aprendizaje, por el contagio y/o la combinación del ser y el hacer, junto con las circunstancias de las personas.

La palabra ilusión está viva y sus elementos en movimiento. Hay que cuidar la ilusión para que el conjunto de elementos que la componen perduren en el tiempo:

  • La importancia del papel activo de la ilusión: la ilusión no es sólo esperanza, la ilusión también es acción.
  • Esperanza y emoción: importancia de cuidar de todos los elementos que la componen (emocionales, cognitivos y de acción) para que no se reduzca únicamente a una emoción agradable como consecuencia de bienestar presente.
  • El factor tiempo y la ilusión: El factor tiempo está implícito en la ilusión. Hay que cuidarlo para que la ilusión no pierda su característica de temporalidad que engloba pasado-presente- futuro. Su potencial de crear futuro por su característica de proyectar, esencia de la ilusión.

Por último, ¿están ilusionados los españoles?

La ilusión sigue viva en España. El 91,1% de los españoles mantiene viva la ilusión. Dos tercios de los españoles afirman tener mucha ilusión o mostrarse muy ilusionados.

Los españoles más ilusionados otorgan más peso a los elementos que componen la ilusión.  Cuanta más ilusión dicen tener las personas para un futuro próximo más peso dan a las ideas o conceptos asociados a la ilusión. Y viceversa, las personas que muestran menos ilusión para los años venideros han dado valores medios más bajos a la asociación de ideas o conceptos con la ilusión. Las personas que se consideran menos ilusionadas dan puntuaciones más bajas a los conceptos relacionados con su visión del presente, futuro y esperanza como son:

  • Tener proyectos.
  • Valorar el instante y lo cotidiano, valorar lo que da sentido a la vida.
  • Tener esperanza y creer que lo cotidiano se puede hacer realidad.

Estos resultados llevan a pensar que las personas menos ilusionadas valoran menos la proyección de vida, la capacidad de construir presente y futuro, la trascendencia de su vivir (de su presente, de lo que ya es y de lo que es/está por venir) y su capacidad para llevarla a cabo.

Por otro lado, tanto las personas menos ilusionadas como las más ilusionadas, asocian con mayor peso a la ilusión, los mismos elementos emocionales:

  • Las personas cercanas y queridas y
  • Las ganas de vivir.

La única diferencia entre unas y otras es que invierten el orden entre ambos conceptos: las más ilusionadas anteponen a las personas, mientras que los menos ilusionadas ponen por delante las ganas de vivir.

Todas las personas asocian la ilusión a la vida. Estos resultados apoyan la idea de que si vivimos la vida y no sólo la dejamos pasar, tenemos una mayor probabilidad de vivir con ilusión. Y en consecuencia, si vivimos con ilusión, vivimos más intensamente la vida en su totalidad, percibiendo las realidades del presente (vida reactiva) y anticipando en el presente los proyectos de futuro de principio a fin (vida proyectiva). En definitiva, una vida más completa y con libertad de elección.

* Vía| Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid
* Imagen| Ilusión, Vida

RELACIONADOS