Historia 


Templo de Debod: una joya egipcia en Madrid

Templo de Debod actualmente está ubicado en el Parque del Oeste de Madrid. Originalmente fue levantado en la Baja Nubia, pequeña localidad cercana a las El cataratas del Nilo y la isla de Filé donde estaba situado el Templo de la Diosa Isis. Es un templo del antiguo Egipto, con aproximadamente 2.200 años de antigüedad.  El monumento es simbólico, como obsequio del presidente Gamal Abdel Nasser a la participación española en la Unesco representa el apoyo en la campaña organizada por la Unesco para salvar los santuarios de Nubia. El Servicio de Antigüedades Egipcias, hizo desmontar el santuario y trasladó los sillares a la Isla Elefantina frente a Asuán.

LA PRESA DE ASUÁN

En 1907 se construye la primera presa de Asuán también conocida como la presa baja.  Asuán es una ciudad que se encuentra situada junto al Nilo, se construyó la presa baja para retener 500 km de longitud, evitando así que los templos permanecieran sumergidos bajo las aguas que iban deteriorando las piedras y relieve, pasaba entre ocho y diez meses al año quedando libre de agua. Posteriormente 22 monumentos Nubios se encontraron amenazados por la construcción de la siguiente presa más alta por cuanto implicaba, fue en estos años un gran desafío para los arquitectos y arqueólogos.  El cometido de la presa era, ayudar a prosperar a las poblaciones que formaban el valle del Nilo, la subida de aguas suponían un enorme peligro para los templos en peligro, posteriormente pasaron a ser desmantelados en bloques de piedra y trasladados.

HISTORIA DEL TEMPLO

Es un templo Egipcio perteneciente al siglo II a. C. siendo cuando se inicia la construcción el rey  Meroe Adijalamani de Meroe estando dedicado al dios Amón de Debod “ padre de todos los vientos” y a Isis de filé “ diosa de la maternidad” más hacia delante lo embellecieron y reformaron los faraones de la dinastía Ptolomaíca pasando por ella tres faraones; Ptolomeo VI, Filómetor y Pilono siendo este último al que se le conoce como su fundador.  El culto a la diosa Isis hizo que los santuarios fueran de uso religioso hasta que el emperador Justiniano conquista Nubia y cierra el templo cuya fecha data de los años 535-537 d. C.  Sobre el templo, la información que ha llegado es gracias a los documentos gráficos aportados en las distintas intervenciones arqueológicas,  en tiempos llegó incluso a existir una vivienda del Medievo frente al primer pilono y otra en el segundo, localizándose  grabados en los que hay varias cruces representadas junto a camellos e inscripciones árabes. Consta, a partir de los siglos XVIII y XIX el templo comienza a pasar por la pérdida de distintos elementos tales como sillares y el embarcadero. Todo ello envuelto en desastres naturales como un posterior terremoto en el año 1868 que destruyó la fachada principal  junto al vestíbulo. El interior del templo estaba orientado hacia el Nilo y la fachada principal mirando en dirección Este, en el río habían construido un embarcadero facilitando de ese modo el acceso desde la vía sacra. Todo el conjunto lo delimitando un muro de 75 metros que contaba con distintas puertas de entrada secundaria sirviendo como almacenaje  o defensa, los pilonos con el paso del tiempo perdieron las torres, en las esquinas existía una decoración a base de molduras circulares rematadas con cornisa curva. Los templos Ptolemaicos solían tener varios pilonos, en de Debod en concreto disponía de tres  perdiéndose este último en el siglo XIX, el último se conserva intacto y es donde actualmente está el santuario con algunos gravados. Al entrar al templo junto a la fachada principal hay un elemento muy propio de este tipo de construcciones  “el muro de cortina” característico del periodo de Ptolomeo, sobre él se apoyan cuatro columnas compuestas por fuste cilíndrico liso y capitel, en el centro, una puerta dando acceso al interior del templo que la forman golapartidos terminando en gola como remate y sillares lisos reservados a colocar representaciones del disco solar alado, una pared de intercolumnios con relieves sobre escenas de ofrendas bajo un enmarque de moldura.

En el siglo XIX la fachada original fue casi destruida, actualmente  se han conservado parte de lo inscrito en la decoración como las fotografías hechas por el arqueólogo Maxime Ducamp antes que desaparecieran, los relieves datan de época romana del siglo I en el que como protagonista aparece el emperador Augusto, de apariencia diáfana, de las cuatro puertas una abre el muro al Sur comunicando con Mammisi, la situada a la derecha dirige hacia la Capilla Norte, la izquierda hacia el corredor de la Capilla Osiriaca y su posterior terraza.

EL TRASLADO A ESPAÑA

Capilla Sur

Templo de Debod, acceso a la capilla Sur

 El templo se trasladó a España en el año 1960 por un grupo de salvamento creado, El comité Español siendo el director el profesor y arqueólogo Martín de Almagro, quien colaboró con su equipo en la excavación de los yacimientos comenzados de Nubia en Egipto, los encargados de esta labor fue parte del Servicio de Egipto antigüedades, equipo que formaba  a los arqueólogos que desmontaron el templo hacia el año 1961, siendo trasladado a la Isla Elefantina que se encontraba junto a Asuán “ la antigua Siena” , permaneciendo en ese lugar gran parte de los bloques de piedra. A finales de abril en el año 1970 en el que nuevamente toman rumbo a Alejandría.  En este mismo año, cajas embaladas con los bloques embarcaron hacia el puerto de Valencia, siendo transportadas desde allí en camiones hasta Madrid, se almacenaron  en el solar del Cuartel de la Moneda. La contaminación y clima de la ciudad, junto al vandalismo van dejando sus huellas en el templo, saltando distintas protestas en alarma que han llegado a los Congresos de Egiptología Ibérica. En la actualidad la Unesco hace frente a lo que supone la conserva del monumento histórico, lo que forma la azotea del templo original fue recubierta con un techo para albergar distintos elementos del Museo, tales como; maquetas y bloques, instalándose en el mismo una fachada hipóstila con gran ventanal de cristal yendo sujeto a la piedra de arenisca mediante el procedimiento químico, usando silicona, dándole una cualidad de aislamiento y que al mismo tiempo por su densidad modifica el aspecto pristino de la columnata, en la techumbre, utilizó técnicas de cubrición fechada en los años 60, y que con el paso del tiempo va sufriendo un empeoramiento y deterioro evidente debido a su exposición exterior; la contaminación de la ciudad. Se van haciendo arreglos por zonas, entre ellos usando como poyos los conductos destinados al aire acondicionado. El templo desde su interior hacia el exterior no presenta su estructura original, pues ha variado severamente. Al incorporar la Dirección General del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid el expediente del museo, ha sido incluido en la declaración de Bienes de Interés Cultural y Turístico perteneciente al año 2008, abriendo una puerta al buen estado y conservación del Templo.

 JARDINES DEL TEMPLO

 Fueron inaugurados en el año 1970, cuyo diseño albergaba todo el templo, la instalación se completó en el mismo emplazamiento que había ocupado el antiguo Cuartel situado en la Montaña del Príncipe Pío. Se consiguió adecuar nuevamente la climatización. Los elementos a destacar más interesantes del Templo desde un enfoque museístico; lo albergan  la decoración de relieves en vestíbulo interior, la capilla de Adie Adijalamani.

Vía|Muy Historia
Imagen|Wikimedia
En QAH| Auguste Mariette y el templo de las zarpas de la Esfinge

RELACIONADOS