Aplicaciones y herramientas, Tecnología y Social Media 


Tecnologías para derribar las barreras del idioma

skypetranslator-theverge
Desde los albores de la humanidad, el hombre ha sentido la necesidad de comunicarse de muy diversas maneras: a través del arte, mediante símbolos, emitiendo sonidos o valiéndose de su propio cuerpo. Hoy, más que nunca, la comunicación es la espina dorsal que sostiene todo el esqueleto de una sociedad a la que muchos añaden el apellido de “de la información”. No son pocos los esfuerzos que se invierten en desarrollar herramientas que faciliten la comunicación entre personas de todo el mundo en una era marcada por Internet, la telefonía móvil y las redes sociales. Ahora que el mundo está interconectado, las nuevas tendencias parecen apuntar a la traducción de textos orales y escritos de manera instantánea y (casi) a tiempo real. 

Skype Translator, una apuesta por la traducción simultánea cara a cara

Quien lleva la delantera en este terreno es la compañía Microsoft gracias a Skype Translator, su traductor simultáneo de voz y texto, y la importante incorporación de dos nuevos idiomas a su sistema: el italiano y el chino mandarín. La herramienta, que permite a la popular aplicación de llamadas por Internet traducir simultáneamente las conversaciones, fue presentada en mayo de 2014 en la Code Conference celebrada en California. El lanzamiento de su versión preliminar tuvo lugar en diciembre, permitiendo a los hablantes de lenguas diferentes mantener conversaciones y entenderse mutuamente. Después de comenzar su andadura con el inglés y el español y llegar a incorporar 40 lenguas, en abril de 2015 la compañía ha dado un paso más al anunciar los nuevos idiomas que Skype Translator será capaz de traducir, convirtiéndose en el primer servicio de traducción simultánea en soportar el chino mandarín.

Tres años de investigación y la colaboración de científicos del laboratorio de Microsoft en Pekín han sido necesarios para hacer esta última incorporación, una lengua nada fácil de dominar. “El mandarín es un idioma verdaderamente complejo de aprender, incluso para Skype Translator. Con aproximadamente 10.000 caracteres y múltiples tonos es una de las lenguas más difíciles de dominar para un anglosajón, junto con el árabe, el japonés y el coreano”, explica la compañía en un comunicado. La última versión presentada en abril incluye otras novedades y mejoras como el control de volumen automático para escuchar la traducción a un nivel más alto que quien habla, la traducción de texto a voz o la posibilidad de apagar el sonido y leer solo mensajes de texto. Además, la empresa ha informado de la reciente incorporación del serbio, bosnio, croata, maya y otomí al listado de idiomas disponibles para la traducción, en este caso, únicamente de mensajes de texto.

El intento de Google: un famoso traductor 

Si bien los avances de Skype suponen la mayor novedad en este campo, no es el único programa que incorpora la traducción simultánea a sus funciones principales. Una de las primeras réplicas a la tecnología de Microsoft, como era de esperar, ha venido dada por otro titán tecnológico. A principios de año aparecía en el mercado la versión de traducción simultánea de la aplicación Google Translate para sistemas operativos Android e iOS.

Se trata de una de las últimas actualizaciones que el gigante de Internet ha lanzado para su popular traductor en línea, capaz de obtener el audio de un diálogo mantenido por dos personas que hablan idiomas diferentes y detectarlos automáticamente, traduciendo alternativamente las conversaciones de una lengua a otra. Una funcionalidad que también se puede utilizar en modo offline, es decir, sin estar conectado a Internet, si bien para ello es necesario tener descargado e instalado el paquete del idioma al que se quiere traducir.

WordLens para Google Translator | AFP/Glenn Chapman

 

Hasta el momento la herramienta traduce un total de 90 idiomas a través de tres vías diferentes: voz, teclado (o escritura táctil) y cámara. Precisamente otra de las actualizaciones de la aplicación disponibles desde enero de este año se llama WordLens, un sistema consistente en traducir escritos captados a través de la cámara de un teléfono móvil. Se trata de una app creada en un inicio por la empresa Quest Visual y que Google compró en mayo de 2014. El funcionamiento se limita a enfocar el texto o rótulo, apareciendo en pantalla la traducción al idioma deseado. Esta última función es una novedad para los usuarios de iOS, pues los poseedores de dispositivos Android ya disponían con anterioridad de un sistema similar, si bien no bastaba con enfocar el objetivo sino que era necesario hacer una fotografía y seleccionar el texto a traducir.

Aunque no se descarta que en un futuro este servicio se pudiera aplicar a conversaciones telefónicas y videollamadas, por el momento la aplicación de la multinacional californiana se encuentra lejos de alcanzar a la de su rival en lo que a traducción simultánea se refiere.

Otras “apps” para entendernos mejor  

Speak and Translate | Google Play

 

Pero el mercado de las aplicaciones móviles y de Internet es muy amplio y su oferta no se reduce a una competición entre las más famosas. Antes incluso de que las utilidades anteriormente citadas vieran la luz, y utilizando los servidores de Microsoft para funcionar, ya lo hacía una aplicación para teléfonos móviles con sistema operativo Android llamada Speak and Translate. Descrito por sus desarrolladores como “un programa que convertirá su móvil en el intérprete simultaneo que siempre está con Usted”, se trata de un traductor de voz que reconoce automáticamente un centenar de idiomas, ofreciendo la posibilidad de guardar frases y reproducirlas en modo sin conexión. La aplicación cuenta con una versión completa de pago y una gratuita, mucho más limitada y que solo permite traducir frases cortas.

Similares prestaciones tiene SayHi Translate, capaz de identificar cien idiomas, dialectos incluidos, y traducirlos desde el móvil del usuario en modo conversación. Al igual que la anterior aplicación, SayHi también permite escribir frases y ver en la pantalla su traducción a otros idiomas. Para ello, ofrece cuarenta voces distintas definidas por los diferentes acentos atribuidos a cada lengua. Lanzada en abril de 2012, solo está disponible para iOS bajo una versión básica de pago que permite acceder a 41 idiomas y una suscripción ‘premium’.

Basta con echar una ojeada al catálogo de Google Play o de App Store para encontrar multitud de aplicaciones que, como estas, ofrecen servicios de traducción en muy diversos formatos. Al contrario que Skype Translator y las novedades de Google Traductor, que mantienen sus objetivos en la traducción “en vivo y en directo”, su utilidad se acerca más a la de un diccionario o, incluso, a la de una herramienta para aprender idiomas y mejorar la pronunciación. Sin embargo, suponen ejemplos de las muchas tecnologías al servicio de la comprensión idiomática que se pueden encontrar en el mercado digital y que contribuyen a eliminar las barreras idiomáticas que nos separan.

Vía | Vicky García

Imagen principal | blogs.skype.com

RELACIONADOS