Actualidad Jurídica, Jurídico 


¿Tecnología o seguridad jurídica?

https://www.google.es/search?q=seguridad+en+internet&espv=2&biw=1280&bih=917&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0CAYQ_AUoAWoVChMIpPb4zcGGyAIVwjkUCh3VTgfM&dpr=1#imgrc=IeDOyR6qaKOYIM%3A

               #actualidadQAH

Nos encontramos en la era de la tecnología. 4G, smartphones, tablets, relojes inteligentes y un acceso a la red ilimitado. Es un hecho que cada día aparece una mejora en el mercado de las telecomunicaciones. Más rapidez, mayor calidad, mejor acceso…la pregunta es, ¿está nuestro ordenamiento jurídico preparado para este cambio? ¿Ha evolucionado al ritmo frenético al que ha evolucionado la tecnología? Lo cierto es que, la Memoria de la Fiscalía General del Estado ha revelado que los delitos informáticos han crecido un 71,2% en 2014, representando las estafas cometidas a través de las nuevas tecnologías el 84% del total. Se confirma así la tendencia al alza que se viene registrando desde el año 2011, con un incremento del 214% desde esa fecha.

Para aquellos que no son duchos en la materia, el delito informático o ciberdelito es toda aquella acción antijurídica y culpable, que se da por vías informáticas o que tiene como objetivo destruir y dañar ordenadores, medios electrónicos y redes de Internet. Debemos añadir, a la criminalidad informática, aunque no están tipificados como delitos informáticos, aquellas actividades que, reuniendo los requisitos que delimitan el concepto de delito, son llevados a cabo utilizando un elemento informático. Así, dentro de estos delitos podemos incluir: el acoso, las injurias y calumnias, las amenazas y coacciones, las defraudaciones, la revelación de secretos, y la pornografía infantil, entre otros. La calificación jurídica de estos comportamientos puede hacerse como delito de amenazas, de coacciones, de injurias, e incluso como delitos contra la integridad moral.

Estos delitos se insertan dentro de la criminalidad informática debido al notable aumento del uso de la red para llevar a cabo determinados comportamientos tipificados como delito. No es difícil, por ejemplo, ver comentarios ofensivos, humillantes o insultantes vertidos de forma indiscriminada en las redes sociales, poniendo en riesgo bienes jurídicos de carácter individual o colectivo.

https://www.google.es/search?q=seguridad+en+internet&espv=2&biw=1280&bih=917&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0CAYQ_AUoAWoVChMIpPb4zcGGyAIVwjkUCh3VTgfM&dpr=1#imgrc=Ddf3ywQanypgLM%3A

Seguridad en Internet

Asimismo, es importante destacar que, por increíble que parezca, nos encontramos ante un cambio de tendencia (sí, has leído bien, cambio de tendencia a pesar de llevar una década pegados a Internet) en la comisión de este tipo de delitos. De entre todos los delitos cometidos, curisosamente el phising (diversas técnicas, como el envío de correos electrónicos aparentemente de entidades bancarias para obtener datos confidenciales del usuario, como las claves del número de cuenta) ha mostrado un ligero descenso. Y es que, y en este caso sí debemos dar gracias a la tecnología, la implantación de rigurosas medidas de seguridad por este tipo de entidades –sistemas de autenticación mejorados-, ha provocado que cada vez se detecten menos casos de este tipo de estafa.

Una vez más, nos encontramos ante un arma de doble filo, la pregunta es ¿progreso o seguridad? Sea lo que sea, el legislador deberá tomar las medidas necesarias para que la red no se perciba como la “vía fácil” para delinquir.

Vía| Guardia Civil, Código Penal, Propia

Imagen| Delitos informáticos, Seguridad Internet

RELACIONADOS