Jurídico 


¿Te pueden despedir a través de whatsapp?

Ni que decir tiene que estamos viviendo una auténtica revolución en los sistemas de mensajería móvil como forma de comunicarnos, no ya solo en un ámbito puramente personal, sino también en nuestra vida laboral. Si hasta no hace muchos años el correo electrónico era el método a través del cual el empresario mandaba las instrucciones laborales a sus empleados, empieza a ser frecuente que las recibamos por aplicaciones como whatsApp.

Si bien es cierto que realizar dichas órdenes por el citado medio es totalmente lícito en base al legítimo poder de dirección y organización empresarial, podemos preguntarnos si es lícito también comunicar al trabajador un despido a través de whatsApp.whatsapp-4in

Se podría formar un debate interesante sobre este tema dado que podría llegar en forma de casos a los tribunales y que, por lo tanto, no viene de más analizar. 

¿Y como podemos resolver esta cuestión?, pues si acudimos a los artículos 53 y 55 del Estatuto de los Trabajadores, reguladores del despido por causas objetivas y del despido por causas disciplinarias, exigen que la comunicación al trabajador se realice por escrito, indicando la causa o los hechos que motivan el cese, así como la fecha a partir de la cual la extinción de la relación laboral tendrá efecto.

En cualquiera de los dos supuestos, el empresario tiene la obligación de indicar los hechos concretos que motivan el despido, siendo una garantía para el trabajador a la hora de una posible impugnación, puesto que difícilmente podrá preparar su defensa si no conoce los hechos que se le imputan, obligando a que el contenido de la carta de despido sea lo suficientemente claro y expresivo para evitar toda duda o incertidumbre. Por tanto, no sirve con meras imputaciones genéricas y ambiguas que atenten al principio de igualdad de partes.

Por ello, en mi opinión, creo que es bastante claro que los nuevos sistemas de mensajería móvil no son el mejor medio para extinguir un contrato de trabajo.

Esto se da más aun en el caso del despido por causas objetivas, puesto que a diferencia del despido disciplinario, cuya causa viene por una actuación del trabajador, las razones económicas, organizativas, técnicas o de producción le resultan en principio desconocidas al afectado, al tener conexión con el ámbito interno de la empresa y ajenas a su cometido. La sentencia del Tribunal Supremo de 30 de marzo de 2010 nos dice que <el significado de la palabra causa en el contexto de la regulación de las causas del despido objetivo por necesidades de la empresa se refiere normalmente no al tipo genérico de causa de despido (por ejemplo, la reestructuración de la plantilla, o el cambio en los productos o en los procesos de producción) o a la causa remota que genera las dificultades o situaciones negativas de la empresa en la que se produce el despido (por ejemplo, la crisis económica o las nuevas tecnologías), sino precisamente, como dice el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, a las concretas dificultades o situaciones económicas negativas de la empresa alegadas por el empresario para justificar su decisión extintiva>.

Resumiendo, en la carta de despido debe expresarse la causa concreta de la decisión extintiva. No debemos olvidar que el despido se produce por un acto unilateral del empresario y el control de si esas causas existen o no se producen después de que el mismo haya tenido lugar mediante el oportuno proceso judicial. Para que el trabajador disponga de una defensa jurídica correcta, la ley impone como obligación esencial para la validez del despido que el empresario le comunique por escrito ese despido con expresión de sus causas.

En consecuencia, emplear mensajería móvil para comunicar la finalización de un contrato de trabajo por causas objetivas o disciplinarias conducirá a la improcedencia, pues para justificar la extinción del contrato, al demandado no se le admitirán en el juicio otros motivos de oposición a la demanda que los contenidos en la comunicación escrita de dicho despido, recayendo sobre el empresario la carga de probar la veracidad de los hechos imputados para justificar el mismo.

Via| Sentencia despido y principios

Imagen| google 

 

RELACIONADOS